vaninasblog

En el lio de ser madre.

Perdona, y tus padres?

A todos nos gusta pensar que como padres estamos educando bien a nuestros hijos, que les enseñamos modales, como comportarse, les transmitimos valores, conocimientos…pero a veces, cuando nos fijamos en el comportamiento de los hijos de los demás nos damos cuenta que en algunos los resultados son de…PENA!!

Y no es por criticar, que también, pero hay que ver que criaturas hay por ahí sueltas, que ya sé que diréis, que es muy sencillo ver los fallos de los otros, y cierto es, digo desde ya, que mi tenedor tiene sus cosas, últimamente no está muy por la labor de compartir, a veces no controla su tono de voz, y llega al grito descontrolado, se enfada y tira las cosas al suelo, intenta pegarme, incluso  lo consigue, pero todas estas acciones tiene una consecuencia, normalmente, un castigo a la altura de su entendimiento…vamos que soy consciente de lo que hace mal, que no puedo remediarlo, que es pequeño y que es normal, qué está aprendiendo…

Pero que hay de esos padres que pasan de lo que están haciendo sus hijos?, que los sueltan en el parque cual animalitos salvajes, a ver si sobreviven el rato que les dejan campar a sus anchas, sin preocuparse demasiado por lo que hacen, dicen, y si molestan a los demás.

Ejemplo nº 1: Viva la lluvia de arena!, sé que eso de coger arena y tirarla es una gran tentación, que se puede hasta permitir a cierto nivel,  pero cuando el juego es levantarla dando patadas hacía los ojos de los niños que están a su alrededor, y si uno de esos es el mío, no me hace ni gracia, dónde esta la madre/padre?, al final tengo que ser yo, quien le diga que deje de hacer eso.

Ejemplo nº 2: Dos niños se dedican a tirar desde lo alto piedras del tamaño de una nuez, hacía el parque, varias de ellas me rozan a mí y en consecuencia al peque y a otros niños, miro hacia los lados, esperando una voz adulta que recrimine dicho juego, antes de que hagan daño…se hace el silencio…las piedras siguen volando…espero…nada, ya algo más enfadada, les digo que por favor,(he dicho por favor) paren y me contesta: “No quiero, cara culo”,eso me contesta un mocoso de unos 4/5 años??!!, e intentando mantener las formas, al fin y al cabo es un niño; maleducado y repelente, pero un niño: “perdona, dónde esta tu padre?”, por allí, responde riéndose y con otra piedra en la mano, me levanto con ganas de gritar: Los padres de ese chaval???”,al rato se aproxima un hombre con un manzana en la mano, tranquilo y pausado y le digo: “perdón, podrías decir a tu hijo que deje de tirar piedras”, me mira con desgana, y con cara de: “mi niño?”, solo cuando una le roza la cabeza, parece que entiende el mensaje y 5 gritos más tarde consigue que el niño las lance desde otro punto en el que no puede dar a nadie ( o eso espera)…SIN PALABRAS!!

Ejemplo nº 3: Esas estupendas madres, que mientras sus hijos pegan, quitan los juguetes, empujan y realizan otras lindezas variadas, están charlando en la otra punta alegremente con un cigarrillo en la mano, siii!, de esos que están prohibidos en los parques infantiles, supongo que si sus hijos “se la pelan” el de los demás ni te cuento! y por si fuera poco, la colilla acaba a unos pocos metros donde tu pequeño está intentado construir un castillo de arena, y no sé como, pero siempre las ve, y terminan en su mano.

No quiero entrar en la polémica del fumar, si  la ley es justa o no, etc.. (Eso ocuparía un post  o varios enteros) pero ya que  no está permitido, puedes hacerlo fuera del recinto, total no le estás haciendo ni puñetero caso a tu hijo, qué más da estar algo más lejos, y si no es mucho pedir tirar el resto del cigarro en una papelera… y que conste que el Don fuma cuando le apetece, y que no voy a pronunciarme sobre lo que opino al respecto, pero el caso es no molestar  al resto, digo yo?

Supongo que como la basura es de ellas, no le importa que termine en el suelo donde juegan sus hijos, o las que, con la misma educación que las anteriores en lugar de colillas tiran todas las cáscaras de las pipas que están comiendo sentadas en el banco, sin importarles lo que están haciendo sus pequeños vástagos,  dándoles un gran ejemplo de comportamiento cívico, y tenedor me mira y dice: mamá no se tiran las pipas al suelo!!!, y qué le respondo??, claro hijo, es que este es un ejemplo de guarrindongilla de parque, eso es  lo que no debes hacer!!

Podría hacer una lista larga de ejemplos pero seguro que nos hacemos una idea de por dónde voy, quizás soy yo que con los años me hago más intolerante , gruñona, pero es que hay cosas que me sacan de quicio, luego decimos que las áreas infantiles están sucias, poco cuidadas, cuánta hipocresía!, si nosotros mismos no hacemos nada por evitarlo; colillas, pipas, papel albal, zumos, batidos, envoltorios de bollos variados, clinex,  adornan los suelos de nuestros parques, y no me diréis que es obra de pandilleros adolescentes sin escrúpulos….

Vamos que no nos constaría nada ser un poco más conscientes de nuestros actos, de qué eso es lo que ven ellos, lo que repiten, lo que toman como comportamientos normales, y sé que a veces  se nos van de las manos, tienen reacciones inesperadas, dicen o hacen cosas que no se las hemos enseñado nosotros, pero ahí está la figura del padre para intentar frenar, moderar y modificar si es necesario, y  os aseguro que no voy de super educadora, ni madre ejemplo, ni perfecta, ( ni lo soy ni pretendo serlo) , pero como dicen por ahí; “un poquito de por favor”, que bastante tengo con controlar al mío como para ir frenando a los de los demás solo por qué sus papás pasan olímpicamente de ellos!!

PD: Y que conste que no pretendo niños modelos, ni que sean unos siesos, que no jueguen, corran, canten, bailen, experimenten, se relacionen, se equivoquen, solo quiero que sus señores padres estén pendientes por si cabe una mínima intervención, que todos estamos cansados, aburridos, que nos apetece desconectar, pero el parque no es un territorio comanche donde todo vale, y yo me desentiendo, “qué son niños”, no, eso amigo, es “tener mucha cara”..

Anuncios

Navegación en la entrada única

6 pensamientos en “Perdona, y tus padres?

  1. jejejeje, esto es un clásico de los parques… en el mío había una madre que “soltaba” a la niña en el banco de arena, se tumbaba en un banco y se ponía a a)leer un libro, b)hablar por teléfono y c) dormir todo eso mientras la bicha de su hija se me subía ¡a mí! en la chepa, se comía la merienda de MI hija y jugaba con los juguetes de MI hija… vamos, espectacular el morramen de la tipa aquella…
    Y había otros que tenían tres niños, que a cada cual peor, y las criaturas eran una salvajes y se dedicaban a pegar y a quitar los juguetes a diestro y siniestro mientras los demás padres flipamos en colores…
    Y así, más y más… terrible, amiga, pero es lo que hay… al menos da para unos cuantos posts 🙂
    Un besoooo

    • Jo,sí es que en todos tienen historias propias Lo sé,pero llevo unos días que me apetece decir a algunos unas cuántas cosas…todo sea por tener material para nuestros post,Jeje.

      Suerte, a ver qué tal cuando tengas que defender a dos,y sí algún día me convierto en una de ellas pegame 🙂

  2. Tienes toda la razón, hay un montón de padres/madres que pasan de todo, a mi también me pone de los nervios. Y encima, que no se te ocurra decirle algo al minivándalo, que son capaces de montarte a ti un pollo…
    Paciencia guapa!

    • Ya ves,sí le dices algo al bicho sin que te oiga la madre,en cuanto a ella,sí entras al trapo,sabes que te toca cambiar de parque,por qué no le vas a ver la cara todos los días.
      Asi que a casa de mala leche y frustrada por no decir las cosas,tanta represión no puede ser buena,je,je.
      Como dices,paciencia. Buenas noches guapa

  3. paparracho en dijo:

    Ay, ese micromundo de los parques infantiles. Por mi horario, no lo visito con toda la frecuencia que me gustaría pero ya me he encontrado varias veces con niños completamente desatendidos. Me acuerdo una vez en invierno, con un frío tremendo, y una niña negra encantadora columpiándose al lado del guaje !en camiseta de manga corta! Le pregunté por los padres y me dijo que estaban allí (señalando hacia un sitio donde no se veía a ninguna persona). La niña tendría 5 años y yo no salía de mi asombro.

    Eran las 7 y media y de noche cerrada. Hacía tanto frío que en la zona infantil estábamos solo nosotros y ella. Increible.

    • Historias para no dormir,pobre niña!sí es que entre los que te dan pena,por que los pobres están solitos,una niña siempre venía a jugar conmigo y tenedor,Su madre…ni idea,y los que matarias por maleducados e impertinentes,no hay desperdicio.
      O estás solas o te llevas anécdota en el bolsillo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: