vaninasblog

En el lio de ser madre.

De charco en charco, y tiro por qué me toca!

Nos pasamos prácticamente todo el año deseando que lleguen las vacaciones, desconectar del trabajo, de la rutina, hacer algo diferente  que nos cargue de energía para volver con aire renovado.

El problema: qué hacer?, dónde vamos?, saben igual si te quedas en casa?, es necesario hacer algo diferente? O solo nos importa para tener algo que contar a los amigos y conocidos?…

Diré que las vacaciones son vacaciones, y eso, es lo esencial, tiempo libre!. Antes de venir a vivir a Madrid ni siquiera me lo planteaba, disfrutaba de mi ausencia laboral, tranquilamente en mi isla, este concepto de ir, conocer, variar, lo he desarrollado desde que estoy en la capital, por cierto, le he cogido el gusto!

Se ha complicado desde que tengo a tenedor, salir un par de días con él, supone un despliegue de medios, como si me fuera por un mes, o dos!!. La operación hacer  maletas es agotadora, y las lavadores post son tediosas. Por qué nos costará tanto decidir que llevarnos?, por qué se convierte en una mezcla de juego de Tetrix y agilidad mental?, Por qué, que todo vuelva a su sitio es como un gran gincana?

No obstante, y pesar del funesto parte meteorológico nos lanzamos a la aventura, cargamos el coche como si nos mudáramos de piso, y carretera al pueblo.

Como era de suponer la lluvia fue nuestra fiel compañera, y los momentos de tregua eran aprovechados para salir corriendo de casa.

Gracias al agua acumulada tenedor estrenó contento sus botas de agua, que le permitían saltar de charco en charco sin un grito nuestro de negación, incluso se atrevió a meterse un poco en el río, de la mano de su padre, claro está!. Lo que para los adultos se puede convertir en un contratiempo ellos lo ven como algo divertido y diferente, nos habremos vuelto unos cómodos con la edad?, hemos perdido la capacidad de pasarlo bien si las cosas no son salen como habíamos planificado?

El caso es que en esos días disfrutamos de la chimenea, de los charcos, de tirar piedras al río,  ver como rebotan, y salpican, buscar piñas, dar pan a los patos, comer torrijas, pasear por los mercadillos artesanales y de  la buena compañía de los amigos, algunos que solo ves cuando vas al pueblo, y otros que hacen que la visita al pueblo sea todo un acierto.

He aprendido que mi pequeño se entretiene, sin importarle el tiempo o las comodidades, por que va sin  prejuicios, sin ideas preconcebidas,  y que el aire puro es siempre una buena elección, con poco se conforma: piedras, palitos, hojas, tierra (mucha tierra), un parque aunque esté mojado  y un paseo por la montaña son aliados estupendos para pasar unos días de desconexión.

Así que es posible que yo tenga cosas que aprender de tenedor, y otras que recuperar del cajón de mi niñez, dejar la pereza a un lado, el cansancio en casa, y aprovechar esos días de reposo que nos corresponden por nuestra labor diaria y por el esfuerzo que hacemos todos los días, en el trabajo, en casa, en la vida cotidiana…para disfrutar, al final lo importante es estar todos juntos y sacarle fruto a los momentos compartidos!!

PD: Y si llueve mucho, mucho, siempre quedan otras opciones: pintar, plastilina, los coches (que no falten), pelotas (algo peligroso en casa, pero quién dijo miedo), puzzles, libros, los dibujos animados y otras modernidades como por ejemplo si tienes un hijo a partir de 6 años puedes echar un vistazo: Club Penguin Disney: http://www.clubpenguin.com/es/

Y si todo falla, paciencia, respiración, que en algún momento se hace de noche, y toca que los pequeñines se vayan  a dormir, ahí empiezan tu tiempo de descanso, eso, si no te quedas dormida en el sofá después de tanto derroche de energía, nada es perfecto, je!

He de decir que la primera semana de vuelta a la rutina, casi estoy más cansada que antes de irme, y con la sensación de que necesito nuevas vacaciones para reponerme de las que acaban de terminar!. Pero que nos quiten lo bailado!

 

 

Anuncios

Navegación en la entrada única

8 pensamientos en “De charco en charco, y tiro por qué me toca!

  1. Pues sí, las vacaciones ya no son lo que eran, eh? Pero bueno, ellos se lo pasan genial en cuanto les sacas un poco de su medio, y ahí están, tan contentos tirando piedras y palos a un charco… jejejeje, ay que simples! jajajajaja
    un besoooooo

  2. paparracho en dijo:

    nos habremos vuelto unos cómodos con la edad?

    SIN DUDA

    hemos perdido la capacidad de pasarlo bien si las cosas no son salen como habíamos planificado?

    TRISTE Y ABSOLUTAMENTE SÍ

    Qué bonito ver la vida con ojos de niño!

  3. ¡Pues qué bonitas vacaciones! Río, montaña, charcos… me encanta!

    Yo antes era muy planificadora, necesitaba tener todo bien organizado y programado pero desde que soy bi-madre… ya he desistido! Lo mejor: dejarse llevar y disfrutar del momento, aunque no se asemeje en nada a lo que habías imaginado…

    No sé cómo se hace pero TIENES MI VOTO PARA lo del Club Penguin.

    Besitos guapa

  4. Has vueltooo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: