vaninasblog

En el lio de ser madre.

Intimidad,¿ podemos hablar?

Intimidad, dícese según la RAE:

1. f. Amistad íntima.

2. f. Zona espiritual íntima y reservada de una persona o de un grupo, especialmente de una familia.

Pero,¿ qué es la intimidad realmente?, ¿es para todos lo mismo?,¿ la medimos bajos los  mismo parámetros?,¿ la valoramos igual?.

Yo he de reconocer, que nunca he sido muy desinhibida, lo mío, no son los vestuarios de piscinas, gimnasios y similares. Tampoco, me  han gustado esas excursiones al baño en plan manada de amigas, ( qué le voy a hacer, ¡debo ser rara!),   no me gusta que me miren  mientras estoy en el WC.

Menos, he disfrutado en mis visitas al médico, sobre todo si este, es un ginecólogo, ni siquiera, estoy del todo cómoda, en una sesión de masaje, depilación y compañía..

Pero una cosa está clara, cuando te dicen, que estás embaraza, empiezas a perder parte de esa intimidad. Las visitas al obstetra son numerosas, te bajas la ropa interior con más frecuencia, que muchas jóvenes en plena fiesta de hormonas, y no necesariamente siempre, ante el mismo facultativo…

Te hacen preguntas de todas clases y colores, que debes contestar sinceramente.  Así que, poco a poco, vas cediendo parcelas, de aquello que guardabas con mimo y decoro.

En el parto, es mucho peor. Allí estaba yo, digna, intentando no morir en el intento, y  a pesar de los dolores, me decía a mí misma:, “tu no pienses que estás con las piernas abiertas, con un foco alumbrándote, por si el médico, aprendiz, o yo que sé, quién era, que estaba allí, en el gallinero, se perdía algún detalle”. Creo recordar, a unas seis personas mínimo, sin contar al padre de la criatura, contemplando dicho instante. Lo bueno es, que en cuanto uno de ellos, empezó a clavarme el codo sobre mi estómago, olvidé los ojos que me miraban, como terapia de choque no está mal!!

La cosa no mejora después, recién parida, recuerdo la visita de una profesional, que realizaba un estudio sobre el sexo durante el embarazo, que me hizo un test de lo más personal, e íntimo, que yo contesté, bajo los efectos retardados en mi cerebro, de la epidural…

Para más, tuve una subida de leche en el hospital, que bien podría haber amamantado yo solo a toda la planta. Como consecuencia, tuve que visitar a mi matrona de urgencia, que sin pudor, tocó, contempló mi pecho a punto de explotar, y me dio un sacaleches eléctrico doble, que al usarlo, me sentía como una vaca lechera en plena producción. No faltaba ni el embotellado. Las bolsas de aquel preciado líquido, se amontonaban en mi congelador. Durante meses, ¡no hubo lugar,para ningún otro alimento!.

Tampoco, se tiene mucha de esa intimidad, cuando decides que vas a dar el pecho a tu hijo.  Porque da igual, donde te pille, y con quién, el bebé tiene que comer. Así que, si todavía te queda algo de vergüenza o de ese pudor, que ya te han ido quitando, poco le va a quedar.

Y cierto es, que intentas buscar un lugar más tranquilo, y menos transitado para estos quehaceres, pero no siempre es posible, eso sí, siempre llevas a mano, pañuelo, toallita, que tape algo de aquella escena.

Luego ese bebé crece, y no quiere estar solo, así que te acompaña a todos lados: mientras vas al baño, (da igual con qué fin), te vistes, cocinas, limpias, hablas, nunca estás solas…

Y pasan los meses, el niño crece. Ya ha interiorizado ese “voy contigo mamá”, así que,  aunque tú te escapes de puntillas al baño, y cierres la puerta sigilosamente, él como si llevara un radar, pregunta por ti, y grita:”¿mamá dónde estás?”, mamá, mamá, mamá…

Te encuentra en el baño, abre la puerta y pregunta: ¿“qué haces?”, a pesar de verlo con sus propios ojitos. Y en uno de esos días, estaba yo haciendo pipi, (queda así más mono, ¿no?), y me preguntó: ¿“mamá has terminado?, ¿te limpio?”, y antes de darme tiempo, ya tenía un trozo de papel en la mano y listo para la acción…

Si me pilla depilándome, veo que esto, es algo habitual entre las madres, después de preguntar, su: ¿“qué haces?”, me pregunta: ¿“te hace pupa mamá?”, y acto seguido después de una caricia con su tierna y diminuta mano, me da un beso, para calmar mi dolor…

Vamos que,  Tenedor, es uno más en esos momentos, que se podrían entender como íntimos, no sé si por la RAE, que es bastante más parca, en las parcelas a definir como tales, pero en mi casa, al menos lo eran.

Y si esto no fuera poco, voy, y escribo un blog, para contar aquello, que los ojos del mundo, no pueden ver, ni oír…

Intimidad!!!,¿ es un concepto sobrevalorado?, ¿nos queda a las madres algo?

Es  más, ¿es posible vivir sin apenas nada?

De tanto en tanto, la echas de menos, y saboreas esos ratos que  pasas a solas con ella, y agradeces que todavía proteja algunas zonas de tu vida.

Intimidad, te he perdido, al menos parcialmente, hubo un momento que me atormentaba la idea, pero he aprendido a convivir con tu ausencia, con tus idas y venidas.

Y he ganado, un compañero nuevo de viaje, que me pregunta todo.  Qué quiere ver todo. Que me baja la ropa en cualquier lugar.  Que  quiere comprobar, si tengo colita en una piscina pública.Que sus ojos curiosos,no pierden detalle de mis movimientos. Que  conoce cado uno de mis lunares, y los cuenta por si alguno se escapa. Que repite lo que digo, que sigue mi sombra con admiración, que intenta limpiarme, depilarme, curar mis heridas…Un nuevo compañero, que en unos años me abandonará,  para buscar su intimidad…ironías de la vida!

Cierto es, que a pasar de perderte, me queda algo de ti guardado en un cajón, en una noche mientras el niño duerme, en un pensamiento no pronunciado, en un baño furtivo, en una rápida depilación a solas, comprando un regalo sorpresa, en unas risas con las amigas, en un sorbo de un mojito, entre las hojas de un libro, en un mordisco a la tentación, en esos pantalones que ya no entran, en unas palabras no escritas, en una mirada cómplice, en el silencio de la oscuridad…

Intimidad, no me he olvidado de ti, de hecho, todavía te necesito, pero he aprendido a rehacer mi vida,  sin que estés necesariamente presente. No obstante, agradezco tus esporádicas visitas, y cuando tengas un momento, pasa y hablamos…

Anuncios

Navegación en la entrada única

57 pensamientos en “Intimidad,¿ podemos hablar?

  1. ¡Razón tienes! Y agradezco ya no estar tan sola y a veces reniego. Y a veces voy y me abro de patas en un blog y a veces el corazón no escucha de secretos.

    Todavía me tocan vivir mas momentos de “complicidad” o de intimidad dual.

    Gracias.

    ¡Ah! y dile si ves a tu amiga Inti que pase por mi casa que le invito un café…

    besotes desmadrosos

    • Así es,nuestras contradiccones del día a día!,añorando tener un minuto con Inti,y luego sin darnos cuenta,la regalamos y compartimos!
      Creo que nos quedan muchos momentos a dos,o más…
      Y si consigo quedar con ella,descuida,le diré que la andas buscando!,si acaso,quedamos las tres!
      Un besote linda

  2. el problema no es ese, que tambien, el problema llega cuando esos seres canijos que te han quitado todo eso te dicen…
    ¿es que no vas a respetar mi intimidad?

    • Ya te digo, eso mismo opino yo!, tanto renunciar a todo, y luego serán ellos los que nos pedirán que les demos esa intimidad que nosotros perdimos…parece que es ley de vida!!
      Bueno pequeños precios.
      Un besote

  3. Bonito Vanina… muy bonito, me ha gustado todo… el alegato final, precioso. Yo ahora intento depilarme sola, ya sabes, prefiero no correr riesgos 😉 Un besazo, nos vemos pronto, lástima lo de éste sábado 🙂

    • Muchas gracias, querida!…a mí me gustaría depilarme sola, pero no siempre lo consigo, dado tus antecedentes, en tu caso, no te conviene, puedes perder mucho más que la intimidad, :)!
      Espero que no veamos pronto, bueno siempre nos quedarán los GT!, una pena lo del sábado, tendremos que compensarlo.
      Un besote

  4. Me ha encantado tu post Nata… Sabes que todas compartimos tu reflexión, verdad? Ya no tenemos intimidad, ni tiempo libre, ni ahorros, ni ganas de fornicar como conejos, ni posibilidad de irnos a comprar trapos, ni para depilarnos ni para quitarnos los granos… Pero algún día, algún lejano día, esa intimidad volverá, seguro… eso espero, jjejejejeje
    un besazo guapa

    • Gracias Tesoro! Ya ves, fue bonito mientras duró. Aunque confío en que la amistad que nos ha unido durante tantos años, con nuestra intimidad, no se eche a perder, por unos años de cierto distanciamiento.
      Como dices, quizás en un tiempo lejano, recuperemos esa estrecha relación, yo creo que cuando ellos, empiecen también a buscarla!!
      Un besote, y mientras a compartir pelos, baño, noches de abstinencia, ropa pasada de moda, y conversaciones rápidas…

  5. ¿Inti-qué decías? Yo ya no me acuerdo de qué era eso. Para nada.
    Y lo peor es que cuando me busco un ratito para recordarla, encima soy tan boba que les echo de menos… En fin!
    Muy chulo tu post, maja, como siempre!
    Un beso muy grande

  6. Mis momentos de intimidad son las mañanas de los fines de semana. Temgo una familia dormilona y me encanta disfrutar de mi soledad e intimidad mientras desayuno y leo. Suele ser una hora e incluso a veces dos. Pero vienen fenomenal para recordar lo que era. besos

    • Pues genial,mi peque siempre me despierta,yo intento buscarla,cuando consigo dormirlo.Pero luego me pongo a hacer cosas de la casa y se me pasa el momento!En fin hay que degustarla en pequeñas dosis.
      Un besin y Gracias por la visita

  7. urbanmon en dijo:

    Que tiempos aquellos que decidía salir a desayunar sola y dar un paseo por las calles antes de que la gente las inundara y abrieran las tiendas. Ainsss.
    Pero también estoy segura de que cuando lo pueda volver a hacer añoraré como nunca no tener a esa pequeña persona preguntona que no me dejaba a sol ni sombra.

  8. Querida amiga,

    Si partimos de la base que a esta Servidora estando de parto al Santo Creador pongo por testigo que le metió mano hasta un camillero, di el pecho a NiñoNinja en el retiro a -3 grados con la pechuga al aire, sentada en un banco y frente a un grupo de gente que practicaba Tai-Chi, que en CasaNinja las puertas están de adorno y más la del baño… ¿Qué decía Ud. de intimidad? ¿Qué es eso….?

    Un besazo

  9. Ufff nena, que bueno, que requetebueno, cuantas verdades contadas tan bien y tan bonitamente. Lo del baño en mi caso empieza a rozar tb lo innombrarble, limpiarme, querer ves las deposiciones ajenas, tirar de la cadena, meterse en la ducha contigo…. y el mio lleva un mes y medio buscándo mi pito 😉

    COn el deseo que nos juntemos tu yo y la intimidad de un mojito en breve, te mando el mayor de los abrazos.

    • Sí petita,qué fort!Vaya situaciones en las que nos vemos envueltas,son la monda!
      Espero,ya que la intimidad,nos ignora,quedar nosotras,y reirnos de todo!
      Un besote enorme
      Como siempre encantada de tu presencia

  10. Por suerte mi embarazo transcurrió casi por completo en Holanda, y después la peque nació en Viena. Y creo que en otros países europeos respetan más a la mujer y su intimidad durante el parto y el embarazo. Pero ciertamente desde que nació la peque.. no podía estar más de acuerdo contigo en tu reflexión. Más viviendo lejos de nuestras respectivas familias, y por tanto sin apoyo familiar y pocos amigos para poder “delegar” de vez en cuando. Así que si en algún momento pasa intimidad por tu casa de nuevo, cuéntale por favor que yo también la echo mucho de menos 🙂 ¡Gracias por renunciar a más intimidad por compartir estos pensamientos en el blog! Me ha encantado leerte, y sentirme un poco más acompañada. Que aunque suene paradójico cuando lo que se echa de menos es la intimidad, se agradece. Un abrazo, Jaio

    • Muchas gracias guapa, en primer lugar pedir disculpas, porque no había visto el mensaje hasta hoy, mi blog lo tenía oculto, espero perdones mi torpeza.
      Me alegro que tuvieras un embarazo y parto más íntimo.
      Y después de, cuestión de suerte, veo que somos muchas las que la echamos de menos, debe ser por eso, que la intimidad no nos hace caso, no da a basto, tiene la agenda llena de visitas pendientes, jejeje.
      Menos mal, que nos compensa por otro lado, que si no, no sé qué haríamos.
      Encantada con tu visita y con tu comentario, un placer conocerte y que somos así, yo pido intimidad, y busco compañía, paradojas, jejejeje..
      Un besito

  11. A mi aún me queda un poco para ducharme y depilarme y esas cosas xq ElChiquitoEste lleva muy a rajatabla lo de la soledad en el baño y se dedica a distraer a MiniGuille en esos ratos… Y viceversa, cuando le toca a él, aunque también es verdad que a él no le buscan con el mismo afán…
    Muy bonita tu reflexión, muy poética.
    Un besote, guapa!

    • Qué organización,así da gusto!,en mi caso,estoy casi siempre sola,eso sólo me funciona los fines de semana.La tengo a cuenta gotas…quizás por eso me voy acostumbrando a pasar de ella!
      Mil gracias por venir!,un besin apretado

  12. sin lugar a dudas grandes reflexiones y grandes verdades las que recoges con maestría en tu post. es como si vieras mi vida a través de tu ojos 🙂
    sin lugar a dudas imagino que dentro de algun tiempo cuando ella vuelva a ocupar tu vida y no salga de ella echarás de menos cuando se iba y te dejaba al descubierto de esos ojos curiosos.

  13. monica pink lady en dijo:

    pero que bonito y que de verdades…..yo tampoco se mucho que es la intimidad, tambien mi Principe me persigue a todos lados, aunque aun no ha llegado a la fase de limpiarme (y espero que no lo haga) pero creo que tengo algo peor en casa….el papa le esta enseñando que son las tetas, el culo y el chocho de una mujer…y quien mejor para verlo??? pues de su mami, asi que imaginame duchandome con Principe y el tocandome las tetas y diciendo “mama tetas jijiji” y claro yo intento no reirme para no darle importancia, pero no puedo, me tengo que reir a sus espaldas si o si….es un show..
    muy bueno el post.

    • Ja,ja,qué vergüenza!,yo Lo pasaría fatal!,diré que,por suerte,se quedó con el papel en la mano,sino muero,je!
      Por lo que hay que pasar,luego nos quejaremos de lo contrario,:)
      Un besin y Gracias por la visita

  14. Me ha encantado una vez más tu post. Parece que como en el 15J hubieses entrado en nuestras cabezas y puesto voz a nuestros pensamientos.

    Un abrazo enorme y nos vemos muy prontito

  15. ayyyyyyy, lo he leído en el trabajo, a salto de mata, casi a escondidas y ahí, entre papeles y llamadas de teléfono me ha emocionado. Mucho. Precioso post. Gracias por escribir cosas como estas.

  16. Pues sí hija…intimidad, lo que viene siendo intimidad, se pierde desde que sin pudor enseñas el predictor, ese en el que horas antes habías hecho pis…
    Lo peor de todo no es que no consigas estar solo en el baño cuando lo que más te apetece es hacer un recuento de baldosas, lo peor es que al día siguiente tu hijo comentará en plena asamblea que su mami tiene pupa y se pone pañales…o que su papi tiene pelos…
    Con qué cara puedo mirar yo a ese tutor que conoce, de boca de mis hijas, esos momentos tan íntimos…ains.

    • Ohhh,sí,desde luego eso es mucho peor,y me temo amiga mía,que no me queda tanto para ello.
      Tenedor cada día,habla,más y mejor,ya me veo en breve,buscando explicaciones,que no van a quedar bien!
      Habrá que intentar sobrevivir con la mayor dignidad,con o sin intimidad,:)
      Un besote guapa,Gracias por la visita,ya que no vamos a estar solas,mejor estar bien acompañada.

  17. Mucha razón llevas. Reconozco que el tema intimidad desde que no vivo con mis padres me importa poco, o eso creía hasta qur este verano he tenido 2 sombras (3 contando la mía jajaja) pegadas todo el día.
    Un saludo

    • Si,uno ni se preocupa,ni se la tiene demasiado en cuenta,hasta que no eres capaz de encontrarla por ninguna parte.
      A mi también me sigue una sombra constante,y me da que cuando no la tenga,me costará acostumbrarme a tanta claridad!
      Un besin,y encantada con la visita.

  18. De verdad que bien escribes! hay gente que no entiende porque me levanto entre semana media hora antes de lo que realmente me haría falta, pero es que necesito tener mi momento de tranquilidad, de ver las noticias, de tomar el café y de ducharme tranquila…Seguiremos buscando nuestra intimidad aunque sea a ratitos.

    • Hola tesoro!!!, tenía tu comentario en Spam, y ni me había enterado, pido mil disculpas por ello.
      Muchas gracias, por tu comentario. Tienes razón, hay que sacar tiempo de donde sea, yo no consigo levantarme antes que mi peque, que como un gallo, me despierta al primer rayo de sol, con un: Mamá es de día!
      Así que tengo que aprovechar por las noches, y me faltan horas para todo, en fin que como dices, nos conformaremos con pequeños sorbos de intimidad, que más nos podemos empachar.
      Un besote enorme

  19. No te había leído hasta ahora, por falta de tiempo en una semana de no parar… pero quizás lo prefiero porque comienzo el fin de semana con el sabor de tu relato… Me he sentido muy identificada en el proceso de pérdida de la intimidad… El final me ha parecido precioso, si ya te decía yo que te echaba de menos… Un beso enormísimo! Y buenas noches princesa 😉

    • Mil Gracias bonita!,es duro perderla,pero mi temor,de aquí a poco,será recuperarla!,Creo que no voy a saber estar con ella,me sentiré rara!
      No hay quién entienda a las madres,:)!
      Un besito y un fuerte abrazo…Qué sepas que yo también te añoro!

  20. Yo no es que sea muy pudorosa. Para los temas escatológicos sí, ahí mucho, pero me desvisto con facilidad delante de desconocidos (madre mía, la de visitas desde google que te voy a proporcionar con esta frase). Como no tengo niños, no sé si esa falta de pudor aumentaría con la maternidad. Eso sí, no he hecho topless en la playa en toda mi vida. Para mí, una cosa es estar en el médico o en un vestuario, que están para tal fin y otra es andar ahí tan campante luciendo mis pechitos (que en mi caso, no se les puede llamar “pechos”). Besotes!!!

    • Je, je..qué frase tan buena!!, me ha encantado. Yo todo lo contrario me cuesta mucho desvestirme, será cosa de falta de confianza..con ropa, me siento mucho más mona, jejeje…
      Creo, que quitando, cuando te persiguen al baño, el resto lo ibas a llevar muy bien. Yo me he despojado de los pudores sin anestesia. Todavía, me queda algo que se resiste, no creo que me acostumbre nunca a ir la ginecólogo, y cuando voy, siempre en falda, para no tener que quedarme del todo desnuda!!:)

      Un beso, gracias por la visita, te debo una, y a lo grande.

  21. Me ha encantado :-).
    Como ves llevo un retraso de narices con tu blog (y con todos). Voy leyendo pero me es imposible comentar todos los post, así que a penas comento ninguno. Este no he podido evitarlo.
    Un besito y tranquila, que estoy segura que la intimidad vuelve. Quizá no como antes, pero tampoco será como ahora
    Ah! Yo soy bastante menos pudorosa que tú, jejej.
    Muac!

    • Gracias guapa!!, no te preocupes, hay épocas muy liadas, si se consiguen tus propósitos, seguro que acabas teniendo más tiempo para ti misma, y quizás hasta puedas ver a mi amiga Intimidad.
      La verdad, es que a veces, la echo mucho de menos, pero si me visita sin llamar antes, me descoloca, y no sé qué hacer con ella.
      La verdad, es que soy muy tímida, pero con el tiempo he superado muchos pudores, con el embarazo, más, jejeje..

      Un beso enorme, y encantada de tenerte aquí, y de que compartas conmigo,
      Ánimo, que los lunes son duros, pero pasan…

  22. mamanatas en dijo:

    Cómo me ha gustado tu post!! y qué identificada me siento!! (bueno, por lo que leo, casi todas nos sentimos así).
    Yo también era de las pudorosas pero, lo que dices tú, a partir del trío embarazo-parto-lactancia soy otra persona… además gracias a las “fabulosas” grietas del pezón tenía las tetas constantemente al aire (en casa) con familia, amigos, visitas… y ahí perdí definitivamente la vergüenza, jejeje (estoy exagerando un poco porque la verdad es que me sigue incomodando desvestirme en ciertas situaciones pero mucho menos).

    Genial cómo cuentas el “robo” de nuestra intimidad que nos hacen nuestros locos bajitos, super tierno!! 🙂

    Muchos besos!!

    • Muchas gracias guapa, que alegría y sorpresa tu visita. Yo sigo teniendo mis vergüenzas, pero ya algo más superadas, a base de terapia de choque, jejeje…
      Ya me he dado cuenta, que la intimidad, nos tiene algo olvidadas, entre lo solicitada que está ella, y el poco tiempo que tenemos nosotras, pues no hay manera de cuadrar.
      Seguro que cuando Tenedor pierda el interés por mí, echaré de menos sus ojos negros, y sus por qués!!
      Un besote enorme, contenta y mucho con tu presencia!

  23. HASplantadoYAunARBOL??? (jeJE) (MEhaENCANTADO)

  24. no había leído este post y me ecnata!
    yo también la hecho de menos, a veces…
    gracias por compartirlo con nosotras

    • Muchas gracias a vosotras por la visita, y por el comentario.
      Se nota su ausencia en muchas ocasiones, y la añoro, pero a la vez tengo mis dudas, si cuando llegue el momento, sabremos volver a convivir juntas 😉

  25. Realmente precioso!!!! y totalmente cierto…

  26. Perdona que me quede con lo anecdótico, pero ¡no puedo! ¡no puedo! se me han saltado las lágrimas (literalmente) con lo de tu niño papel en mano ofreciéndose diligente a limpiarte en el baño… ¡qué mono!

    …una vez recuperada del ataque de la risa, parto rauda a comprar una cerradura de seguridad, que a mi no me ha visto sentada en la taza del W.C. ni mi santa madre 😀

    • Jajajaja, te doy permiso, yo ahora me río, pero en el momento, casi muero del terror, no sabía cómo salir de aquel embarazoso momento, sin que mi dignidad se fuera al tirar la cadena, jejeje..
      Y si te sirve, yo el pestillo lo tengo, pero a mi pequeño, eso le da igual, te persigue, y no acepta una puerta cerrada por respuesta, sobre todo si estamos solos…
      En esos instantes me acuerdo de la intimidad, y lo sola que me ha dejado…o mejor dicho, acompañada, jejeje.
      Gracias por la visita y el comentario.
      Un besin

  27. Este me lo había perdido porque es previo a nuestra entrada en este mundo y porque hay tanto que leer para ponernos al día!! Gracias a peineta que lo ha recomendado y no me extraña nada, un 10 amiga, en describirlo tal cual, a mi también me ha pasado lo mismo con el parto y supongo que a partir de ahora será igual. No me pilla desprevenida porque ya sufrí lo del baño y mil cosas más con mi hermana pequeña, muchos años de diferencia, supongo que me toca volver a decirle ciao a la intimidad otra vez.
    Felicidades por la entrada!

    • Normal, ni te preocupes, bastante nos cuesta ir al día con lo que ya hay, como para leer entradas anteriores, no damos para tanto, jejeje..
      Me alegro mucho de que te haya gustado, y que la hayas leído.
      Yo soy la hermana del medio, y el pequeño, en estas cosas nunca había invadido mi terreno, ahora la cosa cambia, por el momento no hay puertas que valga, y encima ahora que duerme en la cama, se baja solo, y puede aparecer en cualquier momento.
      La intimidas tiene que llamar y pedir cita, que la cosa está más que complicada.
      Mucho ánimo, puede que no sea tan importante, jejeje..

  28. ¡Quina entrada més maca! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: