vaninasblog

En el lio de ser madre.

Esas razones, por las que es duro ser madre…

Este es un post de esos cortos, a modo de pensamiento en voz alta, de los que se escupen sin pensar demasiado.

Fruto de una mala tarde, de un mal día, de una noche en la que te metes en la cama para dormir, y lo que haces es dar vueltas de un lado al otro, sin poder conciliar el sueño.

Qué te sale, después,  de que regresen recuerdos no superados, de que respires pena y bebas lágrimas.

Y entonces, empiezas a pesar en todas aquellas razones que tenías  para no ser madre, y no son precisamente: dejar de dormir,  no tener tiempo para ti,  ni para nada, ir con la ropa sucia, no poder conciliar: trabajo,-familia, familia- sueldo, sueldo-gastos, gastos-necesidades básicas, que cambien tus prioridades, y un sinfín de etc., de los que hemos hablado en millones de ocasiones…

No, no son esas, por mucho que también las piense.  Esas son las fáciles, las que se superan, las que crean anécdotas, las que compartimos entre cañas, y forman parte de nuestro día a día.

Yo hoy, pienso en esas, que son, para toda la vida.  Las que toman fuerza mientras contemplas a tu pequeño dormir, esas, que sabes que te van a quitar el sueño de verdad, esas, que  yo sabía que eran mi debilidad, esas, por las que no quería  ser madre.

Porque ser madre, es una responsabilidad que a días, me oprime el pecho, me falta el aire, porque hay personas fuertes, capaces gestionar sus emociones de forma racional, y otras como yo, que los sentimientos y las preocupaciones le ganan las batallas (por ahora no la guerra).

Hablo de esas cosas que  le van a pasar: se va a caer, se hará heridas, tendrá enfermedades, se enfrentará a retos, unos fáciles otros no, le harán daño, llorará, se sentirá frustrado, perdido. Aprenderá a conducir, irá en coche, saldrá por la noche, se enfrentará al  alcohol, a la  tentación y curiosidad de  las drogas, el amor, el desamor, los estudios, los suspensos,…vamos la vida….

Y  la otra cara de la moneda, todo lo bueno y maravilloso que le queda por vivir y sentir. Por esa  parte, es por  la que merece la pena ser madre, por una sonrisa suya, una caricia, un abrazo, escucharle hablar.  La otra, la que me  recuerda, que da igual la edad que tenga mi pequeño, siempre sufriré  por él, siempre me dolerá el doble  que a él, y la impotencia de no poder evitarlo, desvelará muchas de mis noches.

Pero por suerte todos estos pensamientos, solo me visitan en momentos como estos, en los que tengo las defensas bajas, el ánimo perdido.

Qué abro la ventana, y no me gusta el mundo que está quedando para mi hijo, en que me cuestiono muchas cosas, para las que no tengo respuesta.

En un día gris.

Anuncios

Navegación en la entrada única

36 pensamientos en “Esas razones, por las que es duro ser madre…

  1. Ay amiga, estamos en un mundo incierto y los tiempos que nos tocan vivir no son fáciles. Reconozco tus sentimientos como míos, como propios, y los vivo cada día, en la oscuridad de la noche, en el silencio del camino de vuelta a casa, cuando estoy a solas con mis pensamientos. Pero sé que no estoy sóla, sé que somos muchos padres los que pensamos y sentimos igual. Entonces, un rayo de esperanza se cruza en mi camino. ¿Por qué no van a poder cambiar el mundo nuestros hijos? si no lo creemos posible nunca lo será.

    Un abrazo enorme, Laura

    • Gracias bonita, tus palabras me han ayudado mucho. A veces, creo, que soy un bicho raro, al que le invaden absurdos miedos y presiones que nadie siente ni piensa.
      Ayer tuve un día duro, y en esos momentos, todo esto aflora, por suerte, son ocasiones puntuales.
      Y tienes razón, quizás ellos, sean capaces de cambiar muchas cosas.
      Qué duros son los silencios de camino a casa, 🙂
      Menos mal que mañana, tendremos un momento de miedos fuera y a disfrutar del momento.
      Un besote enorme

      • siempreyo en dijo:

        Madre mía!! parece que hubiera sido yo quién ha escrito tus letras… más no te puedo entender… de hecho soy mamá porque conseguí quitarme por unos instantes todos esos miedos que me paralizaban y hacían que no quisiera ser madre… y un día dije que no podía dejar de ser lo que realmente quería ser por miedos… que los miedos no podían paralizar mi vida, ni mucho menos mi felicidad… hoy en día sufro por todos esos miedos que tenía… como tú. y ahora pienso en lo que me paralizaba para ser madre y me doy cuenta que los miedos son los mismos… salvo que ahora esos miedos son reales porque pueden ocurrir… qué mal se pasa cuando una empieza a dar vueltas a su cabeza… pero me alivia el saber que no soy la única que piensa así… que a veces me vuelvo “loca” pensando en el futuro… por qué no pensar que van a ser felices a más no poder y sanos hasta los 100 años? verdad? pues eso… que seamos felices y dejemos de pensar tanto… que lo que tenga que ser… será. y seguro será bueno. un besazo!!!!!!!

      • Muchas gracias por la visita y por tu comentario. Es un alivio saber que no soy una loca, bicho raro, paranoica, que además es madre.
        Supongo que el peso de la responsabilidad de una vida, no siempre es fácil, más bien nunca. Yo sabía que por mi carácter, iba a sufrir, y desde que soy madre, no he hecho más que confirmarlo.
        Intento no pensar en ello, pero es verdad que hay ocasiones, en las que estoy más baja, con el ánimo flojo, y entonces aprovechan para asaltarme y atemorizarme, hay que aprender a ganarles las pequeñas batallas, porque va as ser una guerra para siempre.
        Pero como bien dices, hay que pensar menos, actuar más, y sobre todo disfrutar, qué como decía una profesora mía, la felicidad es una predisposición!
        Encantada con la visita, y espero verte pronto…
        Ahora a pensar en lo bueno se ser madres, :)!
        Un besín

  2. Animo Vanina!! Yo también tengo dias de esos, creo que todas los tenemos. Y más con la llegada del otoño, que no le apetece a nadie. Pero pasado mañana o incluso al dia siguiente sale el sol y todo lo positivo que hay en ti (que se de primera mano que es mucho) aflora y sigues enfrentandote a la vida con fuerza e ilusión. Un beso enorme!!

    • Tesoro!!!, llegas como agua de mayo!, que suerte y que sorpresa tus palabras. Y si, mañana saldrá el sol, ayer fue un día muy duro, que removió muchas cocas, y entonces, “la oscuridad se cierne sobre mí”, je,je.
      Poco a poco, volveremos a la positividad, por qué como dice una canción: “triste no valgo la pena”.
      Un beso enorme para tí también, y gracias por estar ahí.

  3. Buff maja, es que por las noches debería estar prohibido pensar… A mí me da por todo tipo de preocupaciones aunque parece que tengo especial predilección por los números. Llega la noche, el silencio, el desvelamiento y con ellos irremediablemente: las cuentas. Y nunca me cuadran.

    En fin bonita, que el binomio madre-preocupación creo que es inseparable.

    Un besazo guapa, y que sepas que para haber escrito el post así, como en un escupitajo, te ha quedado muy apañadito…

    • Tienes razón, las noches son muy peligrosas, sobre todo si no te puedes dormir, jejeje…
      Supongo que todos tenemos miedos, que guardamos en un cajón, en algún lugar de nuestra cabecita, y de vez en cuando lo abrimos, y como la caja de Pandora, sale de todo, pero por fortuna, la volvemos a cerrar.
      Y si madre-preocupación, va tan unido, que me agota:)
      Y si, lo he escupido, lo tenía atragantado desde ayer, y tenía que soltarlo, me alegro de que haya quedado “apañao”, jajajajaja

  4. Quiero comentar, pero es que no sé qué decirte…… esos mismos sentimientos ya los he tenido yo antes y son “difíciles” de gestionar, pero no imposible.

    Mucho ánimo y aquí tienes un hombro sobre el que desahogarte cuando lo necesites.

    Un besazo

    • Gracias guapa, el simple hecho de comentarlo ayuda. Si que son difíciles, e innecesarios porque nada se puede hacer frente a tanta duda, pero al mismo tiempo no puedo remediar tenerlos, solo contarlos, que supongo que es un avance..ufff, qué espesa se siente una, en estos días!!
      Menos mal que pasa.

      Un enorme abrazo, me voy sintiendo mejor.

  5. Días grises tenemos todas, y a menudo más de los deseados, ultimamente la sociedad en la que vivimos no nos deja ver mucho el arco-iris. Pero a pesar de todos esos miedos maternales que van a estar ahí, algunas los sufrimos más o tras menos, pero esto es cuestión de caracter, tienes que pensar que tu siempre vas a tener un pintor especial pegadoa ti que va darte cada día una pincelaza de color por pequeña e infima que sea, y esa es la parte más importante de la maternidad.

    Esto que hemos elegido, es decir el ser madres, implica mucho esfuerzo, uno de ellos es el insomnio y no por sus despertares sino por nuestros desvelos

    Besos

    • Qué bonito, hoy estás poética, justo lo que necesito, un toque de dulzura y color. ¿Qué te voy a contar a ti, que llevas una temporada complicada, y ayer tampoco tuviste un gran día?.
      Como dices, son rachas, y toda la razón es cuestión de carácter, y el mío, se lo come todo. Soy una petarda. Y a veces con esto de la maternidad me veo de charla, diálogo e incluso discusiones con el insomnio, puede que al final nos hagamos amigos.

      Un besito hermosa, espero tu post, disfruta de tu cumple, los amigos, el pueblo y la familia.

  6. Pufff!! Te netiendo yo no gestiono bien ms sentimientos y un dia exploto y solo puedo llorar pero sabes ultimamente me sucede más y es que no me gusta este mundo no me gusta lo que les voy a dejar a mis hijos una sociedad materialista que mueven los hilos unos pocos y ademas que estamos gobernados por mentirosos convencidos, he llegado a la conclusión de que hay que protestar que las madres cabreadas podemos hacer mucho que ya estoy harta que no quiero oir que los que van a las manifestaciones son unos vagos no señor no se equivoque no lo son estan hasta los huevos de no tener ni trabajo ni dinero para pagar su casa ni dinero para comer de que se les haya robado su vida, y quiero cambiar esto porque este mundo no me gusta para mis niños.

    Animo!!!

    • Poco que añadir a tu comentario, que tienes la razón, que estamos hasta las narices de todo, del mundo que nos quieren vender, y no le gusta a nadie, de las mentiras, de los esfuerzos en vano.
      Y que sumado a esto, la maternidad, como digo, me parece de mucha responsabilidad, y sé que voy a sufrir por cada una de las cosas que le pasen a mi pequeño, y que debo aprender a canalizar todos esos temores, antes de que puedan conmigo.
      Ánimo para ti también bonita, que a veces llorar, limpia, desahoga y ayuda a recuperar fuerzas, al menos en mi caso. Eso sí, te deja una cara y la piel de pena, jejeje…

      Un besote enorme, te echaré de menos.

  7. No puedo. No puedo ni quiero pensar en eso.

    Antes de tener a Critter era demasiado demasiado cuadrada, demasiado exigente y midiendo cada paso.

    Prometí no agobiarme. Prometí no tener miedo. Y sobre todo me prometí no transmitirle mis miedos….

    Intento no nublarme.

    Mas en los tiempos que corren cuando mas allá de nosotros pienso en la generación perdida que no tendrá ni acceso a “la experiencia” laboral- entre otras cosas.

    Todos tenemos derecho al día gris. Hoy espero que en sus ojos hayas visto que vale la pena TODO sea como sea…

    Un besote

    • Mil Gracias bonita,sabias palabras,yo tampoco quiero y creo que no debo,pero ayer se hicieron hueco ante una debilidad de mi mente.
      Espero ser más fuerte la próxima vez,y Lo que NUNCA,me permito,es que Tenedor note algo,eso no me Lo perdonaria.El vive en la inocencia de niñez.
      Gracias al desahogo el gris va adquiriendo nuevas tonalidades,y mañana entre GT y risas,espero se disipe por completo.
      Un beso enorme

  8. Por lo que leo somos más de uno con un muy mal día, al final le daré la razón a mi compañero que dice que todo es fruto de las tormentas solares….

    A mí tampoco me gusta el mundo que está quedando para ellas.

    • Pues sí que andamos finas,eh?,vaya no sé que teoría es esa,pero desde luego el día está siendo gris,en varios rincones de España.
      Como diría Luz Casal,el mío ya ni negro,ni gris,se va quedando marrón…espero que mañana encuentre más tonalidades.
      Ánimo a ti también amiga,espero mejores en breve.
      Un besin

  9. tan cierto! yo estoy en la tapa que no se duerme, dando teta cada dos horas, y hoy me resulta impensable todo lo que se viene, pero ya la vida me da señales de que lo importante va mucho más allá de estas noches largas.

    lindo leerte. vuelvo.

    • Ains,cuánto te entiendo,yo pasé esa etapa hace tiempo,pero lo recuerdo como si fuera ayer,pasé mucho sueño,y de hecho lo paso,mi peque de casi tres años,se despierta bastante. Pero es mucho peor cuando me invaden estos grises pensamientos,y el miedo intenta apoderarse de mi.
      Supongo que aprenderé a controlarlo,aunque nunca deje de preocuparme por él.
      Muchas Gracias por la visita,y por él comentario,espero volver a tenerte por aquí.
      Ánimo con esas noches y disfruta de esos momentos tiernos.
      Un besin

  10. Sublime. Yo tambièn reflexionaba en el blog ayer sobre el mundo que le estamos dejando a nuestros hijos, da verdadero pànico… Un beso !!

    • Gracias guapa!!si da pánico, vértigo, miedo y mucha pena…Una no sabe si es mejor no reflexionar…
      Muchas gracias por la visita, y el comentario.
      Y a no perder la esperanza de que todo pueda ir a mejor, y no dejar que nos quiten la capacidad de pensar, decidir y opinar.
      Un besín

  11. Ufff, mejor no pensar en lo que vendrá, al menos no constantemente, porque entonces ni tenemos hijos, ni ponemos la tele, ni salimos de casa!!!!
    Habrá que quitarse el mal sabor de boca con una raclette de esas tan ricas, eh??
    Un besazo

    • Toda la razón amiga, es mejor no pensar, de hecho como dice Desmadreando, debería estar prohibido. Menos mal que eso solo nos pasa, o me pasa un día de esos muy malos, en que te pilla de bajón, y aprovechan los miedos y al oscuridad para avanzar. Pero ya le he parado los pies, he aumentado mi nivel de alerta, y a continuar con cautela, e intentar no dejar que me visiten con frecuencia.

      Y si, esa raclette, va a ayudar un montón!!, y ya falta menos.

  12. Eres lo más bonito que hay. Esa sensibilidad te hace especial y te entiendo perfectamente. Pero, esta noche te quito yo a ti tus miedos y tú los míos, a golpe de GTs y risas, charla si recupero mi voz toda la que tú quieras, sino soy toda oídos.
    Un beso princesa,

    • Gracias bonita!,y lo mejor de esos miedos absurdos y molestos,es tener personas especiales con quién compartido,qué suerte tengo de teneros,de tenerte.
      Esta noche nos despojamos de ellos juntas.
      Un beso enorme.

  13. O sea, que tú eras de las mías y cambiaste de opinión… Miedo me está dando.

    Mi madre siempre me ha dicho que un hijo es una fuente de preocupación constante, sin importar la edad que tenga pero que, para ella, ha valido mucho la pena (y no es para menos, no hay más que verme… jejejeje).

    Ánimo, valiente, que los días grises siempre pasan. Un besote!!!

    • Sí,yo era de las tuyas,nunca he querido ser madre,claro que una vez que te engañan,je,je,ya no Lo cambia. Sí tienes curiosidad de saber como Lo hicieron,para que no te pase,en mi segundo y tercer post,allá por mis principios lo cuento.
      Así que ten cuidado,que te puede pasar :).
      Por suerte los días grises,no son muchos,pero las preocupaciones constantes,je,je.
      Un besote preciosa,si las llegas a leer ya me contarás,sí puedes tu también caer…

  14. Oh, mi niña, menos mal que estos pensamientos no son muy recurrentes. Es inevitable tenerlos de vez en cuando, sobre todo en momentos bajos o cuando vemos o nos enteramos de ciertas noticias. Si me paro a pensarlo, me da un miedo terrible y me duele el alma aun sin haberles sucedido nada aun a sus 4 y 1 años, sólo con pensarlo. pero no dejemos que eso nos pueda. Yo suelo ser racional y fuerte, pero es verdad que de vez en cuando “me permito” la licencia de flaquear.

    Un besote reconfortante, aunque imagino que ya habrán desaparecido esos malos feos y tontos pensamientos 😉

    • Si, toda la razón, menos mal que no nos invaden con frecuencia, sino sería una pesadilla. La verdad es que la pregunta de tu pequeña, me removió mucho y sumado a otros acontecimientos no muy gratos de la semana, pues un manto gris cubrió mi mente.
      Yo intento ser racional, pero mi parte sentimental suele ganar, de ahí, que yo supiera lo que me iba a costar muchas cosas de la maternidad.
      Ese beso, y tus palabras siempre reconfortan, que son necesarios para no volver a caer.
      Vamos a por la semana, guapa!!

  15. Ay, mi día gris (o mis días grises) son como los tuyos, pero pasan, además, por mi gran miedo a pasarle mis angustias, y, sobre todo, mi personalidad y mi sensibilidad. Cuando la veo sufriendo, con tres años, porque su amiga no le hace caso, o le dice que ya no es su amiga.
    Pero es peor mi momento gris es aquel en el que siento que estoy siendo mala madre, que si un día me enfado porque no he podido dormir, se lo esté dejando grabado a fuego en el subconsciente. Ese es el lado de la maternidad que yo no quería. Pensar que cosas y errores míos van a marcar a una persona en el futuro. Y no me gusta…
    Perdón el comentario deprimente! Es que me has despertado mis malos momentos… Un besito, guapa.

    • Ains, te leo y se me hace un nudo en la garganta, a mí me pasa lo mismo. Cada vez que me enfado y le regaño por el tema del dormir, me siento mala madre, mala persona, mal de todo, Y pienso a ver si por mi culpa, le voy a causar un trauma.
      Y me digo que no lo volveré a hacer, pero a veces, no puedo evitarlo, y me siento aún peor.
      Eso sumado a mis miedos de otra índole, pues cuando me atacan los pensamientos grises, me dejan por el suelo. Soy demasiado sensible para esto de la maternidad, 🙂
      Ánimo guapa, siempre nos queda, que a todo, le ponemos todo el amor posible.
      Muchos besitos apretados

  16. animoVALIENTE!!!!

  17. Hola chata, días grises tenemos todas, no te agobies. Es cierto que ser mamá implica muchas alegrías, muchísimas pero también muchos miedos, temores, y ser mamá es para toda la vida!
    Yo también me pongo a pensar en los peligros, la adolescencia, los incidentes… pero rápido los desecho de mi mente, porque si tienen que llegar, espero que no, los afrontaremos como podamos, ahora lo que quiero es disfrutar al máximo de él, de su inocencia y tratar de hacerlo lo mejor posible. Esa es la clave para que en un futuro, todo vaya con buen pié, el educarles con una buena base.

    Poniéndome al día con tu blog, besos Mamamedusi 🙂

    • MMil gracias en primer lugar, por la panzada de post que te has leído, y encima comentado.

      Y sí, ser madres tiene esa moneda de dos caras. Yo como tú, intento no pensar demasiado, pero a veces, me invaden miedos de mil colores, y lo veo tan indefenso, inocente, y tierno, que me gustaría meterlo en una burbuja…Pero sé que eso no es posible, y que además no es sano.
      Le tienen que pasar cosas, buenas y no tanto, y tiene que aprender a canalizar sentimientos, emociones, fracasos y éxitos…y yo a sufrirlos y a alegrarme.

      Un beso enorme, y que no se diga, nosotras podemos!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: