vaninasblog

En el lio de ser madre.

Cuando tomar un café, era, tomar un café.

Recuerdo yo, aquellos tiempos en los que ir a tomar un café con una amiga, era sinónimo de tarde tranquila, de conversaciones sin fin, de confesiones, complicidad, risas, y si era menester alguna lágrima, en este último caso, el café debía ir acompañado necesariamente, de un trozo de pastel, a ser posible con mucho chocolate.

Era sentarse cómodamente, en una silla de una cafetería mona, divagar sin prisas, saborear el café caliente, sorbo a sorbo, en invierno, mucho mejor, porque además servía de estufa para las frías manos…Era un momento para relajarse, liberar tensiones, olvidar todo, y disfrutar de ese instante compartido.

Creyendo que las cosas no cambian, decidí ir a tomar un anhelado café, (para estos casos, se aceptan también infusiones), con una gran amiga, que se ha trasladado al extranjero, y que por suerte, hacía parada en Madrid.  Una ocasión estupenda, para sentarnos, charlar, compartir sus primeras impresiones de su nuevo destino, contarle como sobrevivo yo…

Llegué al lugar de la cita, con Tenedor de la mano, con mucho sueño, pero empeñado en que no quería dormir la siesta. Después de besos, abrazos, nos acomodamos en las sillas, el peque empieza a quejarse de que quiere el mismo sillón que yo, se lo cedo, y decido acercarme a la barra a pedir. Antes de irme, me pide su zumo, lo saco del  bolso y se lo doy.

Mientras estoy en la barra, mi amiga pide un montón de servilletas, (eso nunca es buena señal), cuando regreso a la mesa, con las bebidas calientes, veo, que parte del zumo, ha caído al suelo, en la chaqueta…respiro hondo.

Tenedor quiere poner el azúcar a mi acompañante…venga, dos sobres (espero que le apeteciera tomarlo dulce). Después, mientras intentamos entablar, algo parecido a una conversación, el niño, decide, medio tirarse por el suelo, si, en ese, donde hacía unos instantes había derramado un pegajoso líquido, lucho para convencerlo de que suba a la silla.

Intento retomar el hilo de nuestro diálogo, bueno, más bien, monólogo, yo apenas puedo intervenir con palabras sueltas, mientras  impido, que tire la mesa, y todo lo que esta sujeta, procuro  que  se siente en la silla, deje de gritar para llamar mi atención, y como además hemos decidido, sentarnos en una segunda planta, al lado de una barandilla, un lugar ideal, para que los dinosaurios, paseen al borde del abismo…a punto de caer…

Ya, no me preocupa solo, la pataleta del niño, si estos caen, y se pierden (eso sería una buena lección), sino, que le de a alguien en la cabeza, produciendo una herida prehistórica, que acabara, en pedirme  responsabilidad civil, por posesión de animales potencialmente peligrosos.

Intento no perder detalle de lo que relata mi amiga, mientras controlo a los dinosaurios, al niño, al zumo, al té, al café, al abrigo, que siempre,  está a punto de caer al suelo, al bolso, a los mocos,  a las continuas interrupciones de Tenedor, al niño de la mesa de al lado, que ha decidido,  que colarse debajo de la nuestra, e intentar sustraer los juguetes de mi hijo, es mejor que la conversación de su madre y sus amigas.

La mía, mira el reloj, ya se acaba el tiempo… tiene que recoger a su pequeño J, volver a casa, hacer la maleta, ¿ya?, pero si apenas  he podido decir más de dos frases seguidas.

Nos levantamos, despedida, y frase: “Te noto un poco alterada, tienes que tranquilizarte”….ains amiga… ¿alterada?, ¡estoy de los nervios! Esto, no ha sido tomar un café, sino, una prueba de paciencia…yo que venía dispuesta  a pasar un rato tranquilo en compañía…

Así que, hay veces, que tomar un café, es sinónimo de todo, menos de tomar un café. Habrá que adaptarse a los nuevos ritmos, pedir una cerveza (siempre mejor para charlas movidas), o dejar al niño en casa…y disfrutar de las viejas rutinas, de los antiguos ritmos… ¡de un café!

Anuncios

Navegación en la entrada única

46 pensamientos en “Cuando tomar un café, era, tomar un café.

  1. Mónica Madresfera en dijo:

    Ufff, esto es así, es lo que nos toca ahora, amiga… Ya volverán los ratos de tranquilidad, ya lo verás, y nos iremos a tomar un café con relax, y hasta nos aburriremos (cosa que no concibo ahora mismo)… Disfrutemos de esta etapa, como podamos, al menos estamos todas igual! 😀
    Un besazo!

    • Si, jajaja, eso parece, solo te das cuenta del ritmo alocado que llevamos, cuando tu compañía no lleva niños, sino, todo lo que ocurre, nos parece normal…qué fuerte!!
      Un besote enorme!

  2. La opción de café, es para todas igual…un horror. Yo esta noche me voy con unas amigas tranquilamente a tomar algo, me toca!!! Cambio partidos de padel y el fútbol por salir con mis amigas un ratito.
    besos

    • Eso es una gran opción, y un gran cambio, porque salir a tomar un café con las amigas con niños, puede acabar en cualquier cosa, jajaja. Solución o ir todas con niños, o todas sin, el equilibrio fundamental, 😉
      PD: Voy a colocarte en mi Blogroll en un apartado de Recetas, que voy a hacer, no estoy en el top, pero tú sí, en el mío, 🙂
      Un beso guapa

  3. INSPIRADOR ¡SUMAMENTE INSPIRADOR! 😛
    te entiendo taaaaaaaaaantooooooooooo y mira que la última vez que nos vimos Tenedor fue un sol y Critter una bestia….
    ¡Que lástima que no hayas podido disfrutar! pero si te consuela de algo te digo lo que siempre me dice mi madre: llegará el día en que te sientes a tomar un café solo y digas ¡pagaría por volver el tiempo atrás y no poder siquiera sentarme!

    Un besote desmadroso

    • Si, en esa ocasión no se portó mal, puede que porque estaba medio dormido, o gracias a ese chocolate de Mickey que Critter le cedió amablemente. Aún así, apenas se puede hablar, una está pendiente de 100 cosas.
      Aunque seguro que tu madre tiene razón, todas la tienen, para algo es madre, antes que nosotras, jejeje.
      Un besote, y a por otro café en compañía, aunque sea movido

  4. Yo te entiendo, menos mal que no tomo café… yo desde hace tiempo he optado por quear con los amigos en casa, es decir les pongo yo el café, asi el bicho está en territorio conocido y dentro de lo que cabe la cosa suele ir más tranquila aunque no del todo.

    Ains algun día volveran los soñados tiempos…

    • Estoy contigo, quedar en casa, es un acierto, a veces, cedo a salir, porque creo que mis amigas, ya se aburren de venir a casa…Difícil encontrar el equilibrio.
      Bueno todo llegará y mientras a hacer malabares, que ya somos unas especialistas.

      Un besote hermosa, y ánimo, que seguro que la semana que viene, será mejor….

  5. Yo tampoco tomo café fuera de casa. Es más no quedo con nadie… se ha reducido mi círculo de amigos a la mínima expresión (de ahí mi incursión en el mundo 2.0).

    Pero si es cierto que todo ha cambiado. Ya no es como aquellos domingos perrunos en los que te ibas a tomar el café y volvías para cenar después de magníficas charlas…

    Mucho ánimo y dosis de paciencia.

    • Verdad?, es que no apetece, ya piensas en el estrés que será y prefieres quedarte en casa. Desde el mundo 2.0 es estupendo para hablar y desahogarte sin necesidad de vestirte, arreglarte y salir de casa…todo un hallazgo, 😉
      En fin, supongo que todo tiene un momento, y hay que hacer , de vez en cuando, un pensamiento, y hacer una escapada, para no perder viejas costumbres.
      Un besote guapa, y espero que la peque esté mejor, impactada me quedé con la alergia a los juguetes.

  6. Ja, ja me quedo con el café de antaño, ciertamente yo también lo añoro, pero por encima de todo extraño tu compañía, nuestras conversaciones, risas y locuras, pero como dice Mónica, llegaran esos tiempos en los que podrás volver a disfrutar de ti. Ahora a disfrutar de esta etapa de la vida!! Un beso enorme amiga.

    • Ains amiga, quién pudiera escaparse contigo a pecar y llenar mi cuerpo de calorías en Can Joan, como lo añoro. En nuestro caso, la distancia, nos lo pone más difícil…tengo que hacer una escapada, y recuperar algo de tiempo perdido.
      Y mientras, a disfrutar de lo que tengo, que no es poco!
      Un enorme abrazo y ya sabes, que t’estim molt!

  7. Mª Jose en dijo:

    Tranquila cariño, que Tenedor ya crecerá y podrás retomar tu vida anterior a él. Por mi parte cuando quieras tomamos un café “tranquilamente” compartiendo el cuidado de Tenedor. Un beso

    • Amiga, te tomo la palabra, y nos debemos un café, no sé si será tranquilo, pero seguro anecdótico, y depende del día más, jejeje. Seguro que Tenedor, encantado con tu compañía, y lo sé todo llega, mientras, me doy a las cañas, que son movidas, jajaja.
      Un besote

  8. jajaja, me he reido mucho!!! muy buen post!!!

    estoy de sorteo en mi blog, por si te apetece pasarte.

    un besito.

    http://conlluviayconsolshop.blogspot.com.es/2013/01/sorteo-y-rebajas.html

  9. Pues si, yo también los echo mucho de menos, como ir de tiendas con alguna amiga y poder mirar mil cosas con tranquilidad, incluso probártelas!!! Ains, qué era aquello de probarte la ropa en la tienda?
    Bueno, las aventuras actuales tampoco están tan mal! 😉
    Un besazo maja

    • Vamos lo de ir de compras,aún más complicado..me quedo con los cafés,je,je.
      Está claro que nuestras nuevas aventuras tienen su aquel,pero alguna tarde,cambiaba parque por cafetería,;)
      Por cierto,nos debemos un café,ja,ja.
      Un besote enorme

  10. paparracho en dijo:

    Bueno, mujer, estos tiempos pasarán… lo mejor es asegurarte siempre de que vayan más niños y espacio para que desfoguen. Las veces que hemos seguido esta pauta se portaron fenomenal! 😉

    • Creo que esa es la clave,que ellos tengan su espacio,lo peor es juntarse con alguien que no lleva niños…
      Nuestros peques juntos,con unos cuantos coches cada uno y éxito casi asegurado,cuándo quedamos?;)
      Un besote

      • paparracho en dijo:

        Este próximo finde tenemos aquí a la familia, pero para el siguiente… y que se lleven las bicis, que ahora tienen una igual los dos!

      • Me parece una idea genial, los dos con bicis, se lo van a pasar bomba.
        Hablamos entonces.
        Un besin

  11. Café tranquilo y niños son dos elementos incompatibles…cuando quedo con mis amigas para tomar café, es de todo menos charla animada, vamos ni charla. Este verano quedamos una tarde para pasarla en la playa y estuve toooda la tarde haciendo fotos a los niños, mis amigas corrían tras sus bebés de segunda hornada :-/

  12. Ya habrá tiempo para volver a ésos cafés, algun día crecerá, jejeje.
    Personalmente, recuerdo cuando los domingos por la tarde nos juntábamos en la cafetería y discutíamos de nuestras cosas. Poco a poco fueron llegando las niñas, y ahora de lo que más pendientes estamos es de que no se coman los azucarillos, las servilletas o que intenten escapar escaleras abajo sin control. Son tiempos difíciles… ♥

    • Qué recuerdos de domingo, aquellos cafés interminables!!!Jajaja, es verdad, el mío tiene fijación por la servilletas, más que por comerlas, por sacarlas todas del servilletero, una ruina,;)
      En fin, ya volverán a cambiar los ritmos…

      Un besin

  13. Lo cuentas, y en pequeña escala, lo vivo, porque N aún es medio dominable. Aún así, cuando quiero concentrarme… Con la abueli y apañao.

    • Tú todavía la puedes medio controlar. Cuando son más pequeños, lo peor, que lloren, pero a medida que crecen , el tema se complica. Aprovecha, y está claro que para concentrarse, hay que ir solas.
      Un besin

  14. Tomar cafe tranquila dices? eso que es lo que es? imaginate eso multiplicado x 3 que mishijos en casa son unos soles pero los sacas de la jaula y ponte a temblar o destrozan el sitio o puff no quiero ni pensar a lo mejor cuando se vayan de copas nos dejan a nosotras tomarnos unas copas tranquilas no??

    • Ja,ja,por tres?no quiero ni pensarlo,eres mi ídolo,una valiente!Seguro que cuando se vayan de copas,poco les va a importar,lo que estemos haciendo nosotras,je!
      Aún así,cómo medio sufridora que soy,creo que hay que insistir,puede que algún día,lo consigamos,;)
      Benditos cafés..
      Un besote hermosa y hasta pronto,espero!

  15. te entiendo tantooo…jejeje!! acabo de conocer tu blog y me ha gustado mucho! Te sigo. Un abrazo

  16. No sabes que recuerdos me trae este relato con pelos y señales y de una manera divertida del penúltimo café. Seguro que tu amiga no sabe si tomó café o chocolate, que cafetería era, ni el dia ni la hora,ni si hacia frio o calor, ni la ropa que llevaba ni los pendientes o el reloj tan bonito que lucías, solo recordará que te hubiera cogido de la mano, te hubiera hecho correr como una niña pequeña para alejarte de la situación, para salvarte del terremoto de un niño creciendo y descubriendo, y te hubiera hablado no solo de situaciones sino de sentimientos y proyectos, como los que tu tienes, y el recuerdo hubiera sido más dulce que el ataque de diabetes que estuvo a punto de darle, jajaja.
    Ya queda menos!!

    • Ains amiga, y más vale que me cogiera de la mano, y me llevara lejos, a poder compartir esas confidencias, proyectos, y deseos, antes de que lo hiciera Tenedor, antes de que su mano cogiera la mía, y ya no pudiera irme a ningún lugar, porque basta, una palabra , o un gesto suyo, para quedarme atrapada.
      Aún así, seguiré insistiendo, e intentando tomar café, a la próxima lejos de los azucarillos…jejeje.
      Un enorme beso, y un gran abrazo.

  17. Mamamedusi en dijo:

    Ay que bueno, lo que me he reído leyendo como lo relatas… y pura verdad! el concepto tomar un café ha cambiado por completo si en el acompañamiento van nenes. Luego esta la versión, quedas con tu amiga que tb tiene nene, pero el suyo es un santo y el tuyo no para, y mentalmente piensas: por qué no puedes estarte igual que el otro nene? O la versión quedar con varias amigas, y que comience la conversación y perderte la mitad porque tienes que salir corriendo detrás de tu peque… cuando te incorporas no te has enterado de nada!! jajaja

    • Desde luego, los conceptos cambian, con una rapidez alarmante, jejeje…En ambas versiones de las que cuentas, me he visto en alguna ocasión, sobre todo, en la de salir corriendo, me ocurre muy a menudo, y me pierdo todo…En fin las cosas del directo, de ser madre.
      Un besote enorme

  18. Dejar al niño en casa es una buena opción, cuando se puede… Y si no, móvil, iPad, tecnologías varias ayudan algo…
    Aún así yo adoro a mi cuadrilla, a pesar de que no me entero de la mitad de las conversaciones, porque aún quieren verme pese al caos que organizo a mi alrededor cuando voy con el niño. Es una etapa, pasará… (Espero)
    O es que tu y yo hablamos mucho cuando nos vemos? Muuuuuac!

    • Desde luego, dejar al niño, es una buena opción, siempre que se pueda. También es verdad, que no hay dos salidas iguales, y que nunca sabes cómo se va a portar, es la lotería del café, jejeje…
      La verdad es que vas perfeccionado la técnica, priorizas las preguntas, aprendes a resumir, sabes que el tiempo de atención va a ser mínimo, vas a los temas claves..y por supuesto hablar no hablamos mucho, nos consolamos con vernos, jeje.
      Un besin

  19. Los niños cambian la vida en todos los sentidos. Lo noto en mis amigas las que ya son madres. Cuando sus niños están presentes, no me hacen ni caso y, cuando no están presentes, hablamos de los niños…. Jajaja. C´est la vie. Besotes!!!

    • Ya te digo, se sufre, siendo madre, y siendo la amiga de la madre, jejeje. Yo procuro hablar lo menos posible del peque, que de él, voy servida, y empaparme de otros temas diferentes, pero en algún momento, cae en la conversación, es inevitable, al fin y al cabo, es ya parte fundamental de mi vida, aunque no la única…
      Ánimo con esas reuniones.
      Un besote guapa!

  20. Tener hijos implica muchos sacrificios y otras tantas satisfacciones, a mi me compensa y se que a ti también. Aunque tenedor no te deje tomar un café tranquila ^^

    • Estoy contigo, al final siempre compensa, pero en el momento te vuelves loca!. Si después no sé estar en un bar tranquila, cuando lo dejo en casa, siento que me falta algo…(bueno al principio, luego se me pasa,jejeje)
      Un besin guapa

  21. ENestosCASOSmejorDEJARLOenCASAconDON

  22. He visualizado un capítulo de sexo en ny con tu relato, igualito. A mi me estresa muchas veces eso de salir y q la pequeña se ponga nerviosa y no pare y eso que todo lo que puede pasar es que llore, luego sin duda va a peor la cosa. Como dice MLu habrá que fijarse en todo lo bueno q nos dan x estos momentos!
    Besos

    • Ja,ja,bien podría ser…y a la edad de Tenedor,se baja de la cama y te deja a medias!
      Desde luego hay que adaptarse a salir con ellos y mil cosas de la maternidad, compensan esos fracasados cafés…un simple abrazo suyo…pero en ese momento,hay que respirar,je,je…
      Disfruta de la diminuta,que crecen rápido!
      Un besin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: