vaninasblog

En el lio de ser madre.

¡Soy madre y me quejo!

¿Es innata la queja, a la condición de madre?

De hecho, empezamos a quejarnos antes de serlo, nos quejamos  de que: nos ha costado quedarnos embarazas, de que tenemos nauseas, de que engordamos, de que no encontramos ropa adecuada, de que el feto se mueve mucho, o poco, de que nos cuesta estar sentadas, de que nos cansamos de estar de pie, de que tumbadas,  nos damos con la posición. De que no podemos atarnos los cordones, de que no nos caben los zapatos, de que ni hablar de depilarse, de que el embarazo se hace largo, de que duelen las contracciones, de que nos falta el aire, de que tardan en ponernos la epidural.

Una vez que nace, nos quejamos de que:  llora mucho, duerme poco o demasiado, de que no se engancha al pecho, de que la leche me sube en exceso, o es escasa  y se queda con hambre. De que no quiere el biberón o el chupete, o solo quiere esas cosas.

De que tenemos sueño, grietas, dolores de espalda. Nos quejamos de que no crece, o de que lo hace demasiado rápido, de que dice papá, antes que mamá.

De que no come, o no para de hacerlo. De que tarde en gatear, caminar, de que le cuesta hablar, o  nunca está callado.

De que no dormimos, no tenemos tiempo, perdemos intimidad, autonomía, independencia.

Nos quejamos de que conciliar es una falacia, de que es un término de diccionario con poca aplicación práctica. De que trabajar se convierte en un reto diario.

De que educar es difícil, de que el peso de la responsabilidad nos contractura, de que todo cambia.

Y me consta, que desde fuera,  esto puede dar una imagen equivocada de la realidad, puede parecer que renegamos de nuestra condición de madres, pero al menos,  en mi caso, es una forma de desahogo, de descarga, de relativizar todo lo nuevo que nos ocurre.

Puede parecer un insulto, para aquellos, que  buscan  ser padres  y no lo consiguen, igual que quejarse de nuestro trabajo, cuando hay millones que no lo tienen, pero no es más,  que una forma de exteriorizar,  todo lo que nos agobia o preocupa, y en mi caso, procuro hacerlo, para buscar luego,  su parte positiva, la otra cara de la moneda.

Porque a pesar, de que desees mucho ser madre, cuando llega, no es tan fácil, tiene  momentos duros, complicados, de soledad, de incertidumbre, de renuncias,  de agotamiento, de saturación. Y desde luego, que hay personas que no deberían tener descendencia, porque su comportamiento sobre sus hijos deja mucho que desear.

Pero en la inmensa mayoría,  no cabe duda, de que detrás de cada queja, hay un ser maravilloso, que te colma de momentos únicos e irrepetibles. Por el que yo,  estoy dispuesta, sin que me tiemble el pulso, a sacrificar lo que haga falta. Que me hace ver el mundo y la vida de otra manera.

Que una sonrisa suya, compensa el cansancio acumulado, que uno de sus abrazos consuela al alma, que su voz, es de las cosas más bonitas que he oído jamás, y por el que vale la pena, cada una de esas quejas.

Y seguro,  que seguiré  acumulando quejas,  alegrías, aciertos, errores, sueño, miedos, cansancio, momentos únicos, risas, lágrimas…porque,  como en todos los aspectos de la vida, la maternidad está llena de matices, de colores, de buenos y peores momentos.

Nada es perfecto, y menos mal, así siempre, se puede mejorar.

 

Anuncios

Navegación en la entrada única

49 pensamientos en “¡Soy madre y me quejo!

  1. urbanmon en dijo:

    La belleza de la maternidad queda en entredicho cuando estás comprando en el supermercado y tu hijo tiene una de esas rabietas que acaban en el suelo, gritando, llorando y golpeando el suelo con los puños.
    La maravilla de haber tenido un ser se te olvida cuando un pequeño diablo se te tira a los brazos desde el sofá mientra tu llevas los platos de la cena a la mesa.
    Son cosas que pasan. Entonces reniegas pero… cuando te acercas a su cama a darle un beso de buenas noches, te abraza y te dice que eres la mejor madre que hay en el mundo, todo lo malo queda atrás.
    Nos quejamos porque somos humanas. Madres con superpoderes pero humanas.

    • jajaja, tienes toda la razón, en esos momentazos que te regalan, se te baja la maternidad a los pies…menos mal que luego, no sé cómo, te ganan nuevamente con facilidad.
      Si es que es duro ser madre, a la par que emocionante. Las heroínas también sufren, tenemos nuestra propia kryptonita, 😉
      Besos guapa

  2. Que una madre agotada, con el pelo tricolor, con más raíces que en el Amazonas, vuelve de la peluquería después de 10 meses sin pisarla y parezca de verdad una persona y según entras por la puerta de casa lo primero que te dicen es “Mamá, estas guapísima, pero también lo estabas antes de ir a la peluquería” eso lo compensa TODO, TODO Y TODO….

    Un besazo

    • Ya te digo, ese tipo de comentarios, solo puede proceder de un amor verdadero. O que te de un beso cuando te haces una herida para que no te duela…Eso te da fuerzas para continuar con nuestra ardua tarea, llena de recompensas.
      Ahora paso a leerte.
      Besostes

    • Yolandica en dijo:

      Me meto en la conversación, jeje, chica aprovecha esa dejadez para unas buenas mechas californianas, a mí se me habían caído tanto que parece que las lleve 😉

  3. Pues sí, hay que quejarse, es sano jaja. Lo malo es no hacerlo y que se quede dentro… Yo no puedo evitarlo. Pero después de un día duro en el trabajo, llegar a casa y ver su sonrisa, o bañarla y que chapotee hasta ponerte empapada, pero partiéndose de risa es auténtica FELICIDAD.
    Es dura la maternidad, muy mucho, pero esos pequeños instantes que no cambiaríamos por nada hace que merezca tanto la pena.
    Vamos que podemos!!! Un beso princesa 🙂

    • Y tanto, yo creo que la queja nos libra de sufrir una neurosis o ataques de ansiedad sin control, jejeje…
      Pero como dices, llegar a casa, o esperarlo en la puerta del cole, y que se te eche a los brazos, con una sonrisa que no le cabe en la cara, vaya si compensa.
      Últimamente Tenedor me pide que me tumbe un momento a su lado en la cama, y dice: pero con abrazo, mamá. Y coge mi brazo y se lo pone alrededor de su diminuto cuerpo, sensación donde las haya…si es que somos unas tiernas, quejicas, pero tiernas, 😉
      Vamos princesa, podemos seguro!!
      Besos mil

  4. Hay que quejarse, Vanina! Es sano, y es gratis! Si también nos quitan el derecho a quejarnos, qué nos quedará!? Yo creo que una cosa no quita la otra, y que porque por unas cosas nos quejemos, por otras somos las más felices de la tierra, y a qué ahí ya nadie nos dice nada por decirlo? Por qué? Porque mueren de envidia!! jajaja! Mucho ánimo para todas, podemos con esto y con más! Muak!

    • Tienes oda la razón, si nos quitan eso, que nos queda???, con lo bien que sienta compartirlas, alivia tensiones, y descargas adrenalina. Y desde luego, no hacen que disminuyan ni un ápice el amor hacia nuestros pequeños, todo lo contrario, hace que no les cojamos manía, jajajaja…
      Y desde luego, nosotras podemos!!!
      Un besin, y gracias por el comentario

  5. d i a n A* en dijo:

    La verdad verdadera es que gente como vosotras, que sois mamis “quejicas” hace que para las que estamos buscando serlo (me acabo de visualizar vestida de exploradora buscando un bebé en la selva amazónica) aún tengamos más ganas.
    La realidad motiva. Y no sólo los cuentos rosas.
    ¡Gracias!

    • Me alegra que te motive, ser madre, es como estar en la selva, todos los días una aventura, y a veces, peligrosa, jaja…pero compensa por todos los lados. El mundo rosa, solo para Barbie.
      Espero que tu búsqueda acabe pronto, y en breve me cuentes, tus propias quejas, suerte!!
      Un besin y gracias por tu comentario.

  6. Si es que somos hijas de la mala vida 😛 nos gusta lo difícil pero luego una sonrista, un besote y ya estáaaaaaa ¡la maternidad resulta mágica! (pero en el fondo es un desmadre pero vamos que hay que ver el lado positivo). Un besote desmadroso

    • Desde luego, hay que ver el lado positivo, y despotricar contra el negativo, que aliviar tensiones, rejuvenece, jajajaja!!
      Y somos unas blandas, un beso y cuatro carantoñas, y nos han ganado.
      Un besoteeee

  7. Totalmente de acuerdo, ahora que no paso momentos gloriosos y quizás me quejo más de lo debido, cada noche paso un rato por su habitación y lo miro como duerme intento sacar esa sonrisa que durante todo el día me ha costado mantener, pero sobre todo me aguanto las ganas de estrujarlo hasta absorverlo enterito. Después de esta declaración de amor maternal, confieso que estoy cansada y mucho y que pienso seguir quejandome…..

    • Pues amiga, estoy contigo, yo también pienso quejarme, le pese a quien le pese, porque la maternidad, no es camino de rosas. Y a veces, da mucha llorera…y también pienso estrujarlo, hasta que me canse, que en unos años, no querrá!
      Ánimo petita, que hay épocas más oscuras.
      Besos mil!

  8. Tengo envidia sana de todas aquellas que podéis quejaros de ser madres, mi mami con sus sabias palabras, siempre me ha dicho que “aun no eres madre y ya empiezas a sufrir”, qué gran verdad! Jamás imaginé que el camino a la maternidad fuese tan arduo y frustrante, esa es mi experiencia!! Aun no he sido madre y más de una lágrima he derramado en el duro proceso de lograr tan deseado anhelo, y os puedo asegurar, tú lo sabes mejor que nadie, que en todo el camino recorrido, me ha acompañado una sonrisa en los labios y la exultante alegría de esperar alcanzar mi objetivo, sin apenas reproches, aunque ciertamente mi marido en ocasiones me ha comentado que en pleno tratamiento hormonal parezco la niña del exorcista, je, je, hay que tomárselo con humor!! Qué falacia, que ganas tengo de poder quejarme al no poder dormir, de no tener tiempo para mí, de que todas mis necesidades pasen a un segundo término…No veo el momento de que ello ocurra, y ni siquiera sé si pese a que haga todo lo que esté en mi mano el milagro se produzca…

    Un besito preciosa

    • Lo sé hermosa, por eso he querido deciros, a todas, las que estáis sufriendo, el duro camino de conseguir quedaros embarazadas, que no os enfadéis cuando una madre se queja, es normal, y no lo hacemos en forma de renuncia, más bien de terapia.
      Y deseo que llegue, muy, muy pronto el día, en que tus quejas y tus ojeras sean motivo de nuestras conversaciones, porque una nueva vida, ha llegado a vuestra familia…
      Espero que la espera acabe pronto, y por el camino, te apoyaremos y querremos, aunque te conviertas en un “bicho poseído”, porque el milagro, si así quieres denominarlo, llegará seguro, hay que confiar…
      Mil besos bombón, y no desistas.

      • Lo sé cielo, he entendido el mensaje perfectamente y no dudo de que tenéis todo el derecho a la queja y al desahogo de una réplica. No me cabe la menor duda de que darías todo lo que tenéis y sois por vuestros pequeños y que una cosa no quita la otra.

        Un besazo

      • Me alegro que lo entiendas, a veces, puede parecer, que desmerecemos, lo que otros tanto anhelan, lo que quería decir, es que todas, acabamos viendo la realidad, que la maternidad tiene un lado mágico, y otro de cruda realidad, de cansancio, sacrificio, y mucho desgaste, y que no pasa nada por decirlo, es natural.
        Mucho ánimo, y a continuar con las búsqueda, tengo ganas de achuchar a un chusito o chusita, jejejeje.
        Besos mil

  9. claro que sí, la no-queja y abnegación entregada es otra de las falacias de la maternidad perfecta que ya sabemos que no existe. nos quejamos, aunque sea un poco, por desahogo pero eso no quiere decir que no compense.
    un beso

    • Estoy contigo, la que diga que no tiene quejas, miedo me da!! Me consta que desde fuera puede sentar mal, pero somos humanas, y esto de ser madre, no es siempre fácil. Y desde luego, al final compensa…
      Un besote guapa!!

  10. Yo también me quejo, y a veces creo que es parte inconsciente de reivindicar mi existencia, mi esfuerzo y mi propia identidad. Porque todo el mundo habla de lo bonito, de lo maravilloso… de la maternidad, y ademas parece que pasas a ser “madre de“ y dejas de ser “X“. Y no solo somos madres, y cuando somos madres ademas lo hacemos con gusto (como tu dices esas sonrisas lo compensan todo) pero también con esfuerzo, porque es un trabajo 24h 365 días siendo multitarea. Y es un trabajo que compensa sin duda, pero no deja de ser un trabajo sacrificado muchas veces. Y no siempre es reconocido como tal. Así que no nos queda otra que exigir ese reconocimiento, no? Un besazo!

    • Eso quería decir, que ser madre, cansa, es agotador, requiere un gran esfuerzo, sobre todo mental, aunque también físico, porque no paramos y dormimos pocos, trabajamos mucho, y creo que tenemos derecho a quejarnos, a contar lo bueno, pero también lo menos bueno. Un hijo, es mucho más complejo de lo que parece, y requiere un gasto de energía muy importante, y la renuncia de parte de nosotras, que tenemos derecho a reivindicar y recuperar, aunque sea de forma parcial. Y siento si mis quejas hieren la sensibilidad de alguien, pero es lo que hay, la vida misma.
      Un besin guapa!

  11. Como la vida misma…es cierto todo lo que dices o por lo menos yo me identifico con lo que has escrito….genial

  12. Yolandica en dijo:

    Creo que lo de quejarse va más en la persona que en la condición de madre. Yo soy de quejarme, por todo y por nada, chica, libero…pero no creo que todo el mundo sea igual…
    Aun así, y como decía en mi blog hoy, el ser madre magnifica las cosas, como en GH 😉

    • Si lo he leído, y lo de que todo se magnifica como e GH, es muy bueno. Y seguro que el tipo de persona influye en la cantidad de quejas acumuladas.
      Yo no me quejo demasiado, pero caen de tanto en tanto, es sano, sacarlo para fuera!!!
      Un besote guapa

  13. Ay amiga, yo ya era quejica de mucho antes así que imagino que estaba destinada a ser madre jejeje. Agradezco a mi chico su infinita paciencia y comprensión!

    LOVEUUUUUUU

    • Jejeje, tener un chico poco quejica ayuda a nivelar, yo estoy como tú, el Don es muy pausado y poco dado a las protestas, también hay que decir que ellos no pasan por el embarazo, ni el parto, ni dar el pecho, etc…y eso influye,;)
      Qué alegría saber de ti, loveuuuuuuu more!!!!
      Mejórate!!!!

  14. La queja es sana, el no hacerlo no significa que seas la mejor madre del mundial sino que te lo estás tragando y eso no es bueno nunca!!! Claro que hay que tener cuidado con saber dónde te quejas porque puedes herir sensibilidades pero estoy segura que el que te escucha sabe perfectamente que detrás como dices hay alguien que compensa un millón de veces cada una de las quejas. Además que es deporte nacional jejeje
    Besos guapa!

    • De acuerdo contigo, se puede sufrir en silencio, o decirlo, y sacarlo para afuera, que yo creo que es más saludable. Y desde luego, creo que nunca se hace con intención de herir a nadie, solo con la de desahogo. Porque como digo nada es perfecto, pero no quiere decir, que no compense, y nos haga feliz a la vez. Las contradicciones de la vida.
      Besos guapa!!

  15. Para mi una frase maravillosa que es cierta y la oigo a la mayoría de las mujeres que han sido madres, es aquella que cuando hablando del parto y contando lo mal que se ha pasado (descontando a las afortunadas que casi ni se enteraron) se dice: “una vez que lo tienes en los brazos se olvida todo”. Y a partir de ese momento todas las cosas buenas, (sonrisas, besos, gestos, miradas…) compensan con creces a las malas.

    • Si eso se suele decir, y en cierta forma, yo comparto, y creo cierta. Yo hoy me acuerdo del dolor de las contracciones, y los puntos de la episiotomía, pero desde luego, un abrazo de mi pequeño compensa el dolor sufrido. Esto es para toda la vida, y la vida está llena de momentos de todo tipo, con los hijos, no puede ser todo bueno, ni todo malo.
      Un besin, y gracia por tu comentario

  16. A todas nos pasa, y quien no se queja de vez en cuando seguro que explota por otro lado, jejeje! Mi propia terapia es pensar que el mismo cansancio lo tienen que estar viviendo muchas otras mamás como yo, entonces todo se me hace más llevadero. Y la demostración está en la cantidad de comentarios a este post 🙂
    Las caricias, palabras como “te quiero mucho mamá”, las risas y un largo etc… son las recompensas de nuestras elecciones no de nuestras renuncias 🙂
    Gracias por compartir tus reflexiones,
    Besos
    Valentina
    p.d. tenemos una suerte increíble en haber nacido en una época donde tenemos la posibilidad de charlar, compartir y ayudarnos estando a 2 clics de distancia, eso sí que es terapia!!

    • Todo al razón, tenemos mucha suerte, de poder compartir nuestros miedos, cansancio, dudas, y quejas, porque somos madres, pero somos personas, con nuestras propias limitaciones, que nos esforzamos por superar día a día.
      A mí me reconforta poder contarlo, y sentirme comprendida, porque no soy la única.
      Y desde luego que perderme en esos ojos negros de Tenedor, iluminados por la inocencia y el todo por descubrir, me compensa todo el esfuerzo que supone ser madre, amigas, pareja, familiar, trabajadora, etc…
      Gracias por pasar por aquí, y dejarme tu punto de vista.
      Un placer.
      Un besito y nosotras podemos, y si no, pues a desahogarse.

  17. No sé yo si es algo inherente a las madres. Yo no soy madre y también me quejo de muchas cosas. Jajaja. Besotes!!!

    • Jaja, bueno creo que quejarse es bueno para todos, hay que desahogarse, madre o no…y además sienta bien, siempre que sea una forma de terapia y no de vida…las nuestras son quejas constructivas, 😉
      Un besote linda!

  18. Y a veces,creo que nos quejamos hasta poco!!!jajaja

  19. Somos unas quejicas, pero tambien somos muy felices con ellos, pase lo que pase 😀

  20. amorDEmadre

  21. Como ya te han dicho, el amor de madre es totalmente compatible con las quejas. Yo adoro a mis pequeños energúmenos, y al menos una vez al día los “estrangularía” 😉
    Eso no nos hace peores madres. Nos hace madres reales, de las de carne y hueso, de las de verdad.
    Un besazo guapita

    • Estoy contigo, aunque parece que si lo haces, no eres buena madre, y reniegas de ellos. Yo pienso que es algo normal, a veces, también me quejo de mi familia, amigos…y no por ello dejo de quererlos.
      Toda relación tiene sus diferentes caras, y esta no es una excepción, y eso que yo por Tenedor, “ma-to”, jejeje.
      Un beso mega grande amiga!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: