vaninasblog

En el lio de ser madre.

¡La triste alegría de una lavadora!

La realidad,  puede ser inesperada, cruel y dura.  Y  hoy tengo que confesar, sin tapujos, sin camuflajes, sin eufemismos, sin distorsiones, que estoy feliz, porque tengo lavadora nueva.

Si, es así de crudo. Yo,  que reniego de los labores del hogar, que no soy de esas,  que están deseando llegar a casa, para hacerme la coleta alta, ponerme el chándal, las pantuflas y el delantal…aunque  a veces, me ponga algunas de esas cosas, o todas a la vez.

Yo,  que siempre he deseado,  ser la versión morena, de aquella brujita, que con mover la nariz lo tenía todo hecho. Yo,  que limpio y ordeno, a modo de supervivencia, pero no por gusto.  Y hoy, yo soy esa, esa,  que está feliz con su nueva adquisición, y me siento confusa, por  esta inexplicable satisfacción, con mi nuevo electrodoméstico. ¿Me estará  poseyendo, un espíritu marujil?

Todo empezó hace más de un año, cuando mi antigua lavadora, comenzó a hacer lo contrario de lo que se esperaba de ella, me manchaba la ropa. En coladas alternas, sin ningún orden, aparecían prendas con lamparones como de grasa. Al principio no le hice mucho caso, lo atribuí a  un hecho aislado, pero poco a poco se volvió habitual.

Veía como camisetas, sudaderas, etc…lucían estupendas manchas, y no tenía piedad, le daba igual que fuera nueva o vieja, o que yo le procesara un cariño especial a la prenda.

Un señor muy amable, después de cobrarme, más de 60€ por su visita, me dijo, que podría ser del suavizante, del uso del  lavado corto, o cualquier otra cosa, vamos eso y nada, pues  lo mismo.

Dejé de usar suavizante, programas cortos, probé todo tipo de  marcas de detergentes y en todas sus formas: líquido, en polvo, en pastilla, en bolsitas de plástico, etc.…y  aún así, manchaba cuando a ella,  le parecía bien.

Y tras conversaciones, y puntos de vista encontrados con el Don, nos decidimos a buscar lavadora.

Se abre el duro proceso, de investigar, comparar, ver, preguntar, y decidir.

Y una vez superado, ohhh, hay que sacar la lavadora, que está al fondo de la cocina, un mueble y un verdulero se interponen en nuestro camino.

Así que a vaciar el mueble, estante por estante, trasladar todo a otra habitación, incluido mueble y verdulero…y la casa, patas arriba…

La vieja, la hemos enviado al pueblo, esperando que estropee el menor número de ropa posible, y cuatro días después, llegó la nueva, reluciente, llena de promesas, de tipos de programas…

Y me abalancé sobre ella, sobre mi cesto de la ropa sucia, y la puse,  con una sonrisa de oreja a oreja, disfrutando de su casi imperceptible sonido, de su inexistente movimiento. Y hice hasta dos coladas, y mi grado de satisfacción aumentaba, nada manchado, solo,¡se respiraba limpieza!

¿Debo preocuparme? , ¿Qué será lo siguiente?, ¿Una sandwichera?, ohhh, eso ya lo he pedido,  para recuperar  las recetas que mi madre, me hacía de niña.

Estoy metida en un bucle, debo escapar, huir. Voy a focalizar mi mente en desear un traje de Armani, o unos zapatos de Jimmy Choo, antes de verme contenta, por lucir bata y pantuflas nuevas, del mercado de enfrente.

 

 

 

 

Anuncios

Navegación en la entrada única

48 pensamientos en “¡La triste alegría de una lavadora!

  1. Pues yo estoy deseando cambiar el horno!!! Se me han borrado todos los indicadores de las ruedas y me sale todo fatal… puede que comprar las ruedas valga, ¿No? Besitos guapa

    • Eso me está pasando con el micro. Hay marcas que si venden las ruedas, puedes preguntarlo, porque si cocina bien, puede que no valga la pena comprarlo entero.
      Yo estoy contenta, aunque ha sido una odisea el cambio, no me imaginaba tanto trajín.
      Besos guapa

  2. Te entiendo, por que hace como un mes que tengo lavadora nueva!! Y es que la anterior que sólo tenía 3 ańos, con secadora, carísima, se fué enseguida un día que cortaron la luz sin avisar. Y me fuí y compré otra más sencilla por que me parecía que no merece la pena arreglarlas, ahora hay una muy paquetas, más pequeńas pero de seis kilos, y hala! la compramos. Que en casa somos cinco, no voy a estar esparndo al técnico.

    • No me imagino la vida sin lavadora siendo cinco en casa, qué horror!!Junto con la nevera, me parecen de lo más imprescindibles. Yo respiro tranquila, espero que me salga buena, porque la experiencia de la otra, manchándome la ropa, me ha dejado traumatizada, 🙂
      Y desde luego, no merece la pena arreglarlas, a no ser, que sea una tontería.
      Besos mil.
      PD: me he encantado la foto!

  3. Yo también me alegro de tener electrodomésticos nuevos en mi casa, todos a estrenar cuando nos mudamos y te aseguro que no soy ninguna maruja. A veces me posee el espíritu Bree Van de Kamp pero se me pasa enseguida porque la lío en algún punto y las recetas no me quedan bien… Esas cosas…
    Alégrate porque tu lavadora nueva te permite no tener que hacer las cosas dos veces y así, disfrutar de algo más de tiempo para Tenedor, para Don o para tu vida sin chandal y coleta. Yo así me lo digo 😉
    Un besazo, guapa!

    • Gracias guapa, necesitaba escuchar esas palabras tranquilizadoras, y saber que no era rara, por disfrutar de ese momento estreno, de coladas sin manchas, sabiendo que mi preciada ropa, está en buenas manos.

      Eso los electrodomésticos, nos facilitan la vida, y nos dejan tiempo para nosotras, sabias palabras.
      Tú cuídate mucho, estoy con ganitas de verte a ti y a la peque.
      Besos mil

  4. Jajajajaja!!!ENJOY!!!

  5. Ja, ja yo estoy deseando llegar a casa para hacerme una coleta ponerme el chándal o pijama y los calcetines antideslizantes con los que me paseo por toda la casa, me encanta ir descalza, todo menos el delantal (paso seguido me tiro en el sofá, alguna ventaja tiene que existir por no tener niños). Estoy totalmente de acuerdo, no soy nada marujilla, me lo pongo por comodidad y practicidad. Me parto con mi madre, no es consciente de que se ha pasado toda la vida inculcándome que fuera un ser independiente a toda costa, cosa que puedo decir que he logrado y luego me recrimina que no soy una gran cocinera y que saber cocinar (no basta la cocina de el día a día) es muy importante a la hora de llevar una casa, no hay quién las entienda. Enhorabuena por tu lavadora, por cierto tranquila no has enfermado, en tu caso, yo también estaría eufórica, la lavadora es uno de los mejores inventos!! te liberan de un trabajazo y eso es lo que estás celebrando inconscientemente, viva todo lo que nos reduzca las horas de trabajo domésticas!!!

    Un besazo

    • Eso amiga, vivan los electrodomésticos que te reducen las horas de trabajo, y te dejan tiempo para tirarnos al sofá. Y en tu caso, con chándal y coleta, sigues manteniendo tu elegancia natural, yo parezco, una abandonada de la vida. Aún así, reconozco que me gusta quitarme las botas, e ir en pantuflas.
      Y en cuanto a tu madre, no podemos ser perfectas, y siempre habrá algo a mejorar.
      Besos mil bombón, gracias por estar ahí, que ilusión me hace.

      PD: Y aprovecha para descansar, que deseo que en breve, no tengas tiempo, 😉

  6. jajajaja! Es que la lavadora es un miembro especial de la familia creo yo, como la nevera 🙂 Yo de maruja tengo poco o nada, y soy de las que proclama que la arruga es bella. Pero a la lavadora y la nevera las considero como de la familia, así que te entiendo. Eso si, yo sigo soñando con esos poderes de mover la nariz y listo. Si das con ellos y ya no te interesan avisa por favor, jajajaja. Besos y que sigas disfrutando de la lavadora y del día en general!

    • Estoy completamente de acuerdo contigo, lavadora y nevera son básicas, y como se alíen en tu contra, te hacen la vida muy amarga. Y esta lavadora ha conseguido amargarme más de un día, y estropear más de una de mis camisetas favoritas.
      Si encuentro ese poder, lo comparto, las mujeres deberíamos ser liberadas de la esclavitud de las tareas domésticas.
      Ahora ya estoy deseando poner coladas, y ver el estupendo resultado, ;).
      Un besote

  7. Jajaja, no creo que te estés convirtiendo en maruja, más bien todo lo contrario, necesitabas una lavadora que hiciera bien su trabajo para no tener tu que hacer el doble, y ahora la tienes, así que tu felicidad y satisfacción es más que justificada!
    Disfrutála mucho!
    Besos
    Valentina

    • Gracias,un alivio,me veía recibiendo una nueva plancha por mi cumpleaños;)
      La verdad que lo peor,descubrir mi ropa manchada,después de la colada.
      Así que ahora feliz,y a disfrutar de ropa limpia,jeje!!
      Un beso enorme

  8. Amiga todo termina llegando…ya nos encontramos en esa edad en donde la lavadora ¡nos da satisfacción y hasta amor! jajajajaja
    un besote desmadroso

  9. jajajajajaj esos aparatejos que no hacen más que incordiar…

  10. Hola guapa!!!

    No conozco a nadie que limpie porque le gusta, a mi me gusta que las cosas estén limpias y ordenadas que es diferente y ya se sabe que el que quiera peces que se “limpie” el culo (esta variación del refrán la he escrito inconscientemente, pero luego me ha hecho mucha gracia y he decido dejarla que era muy apropiada para el caso) 😛 Dicho esto, te diré que cuando iba a nacer mi segundo hijo, yo decía que no se podía adelantar porque aún no había comprado la lavadora-secadora. Pues bien, se adelantó y la compra ya la hicimos con carrito en mano 😛

    • Me ha encantado tu variación del refrán.Lo malo,es que una,limpia para muchos culos,jajajaja
      A mí también me gusta el orden,pero no el trabajo que conlleva,y se de alguna persona,que disfruta con ello,no lo entiendo!
      Bueno ,aunque con carrito en mano,ya tienes tu lavadora.
      Un besote hermosa,contenta con tu visita!

  11. Yolandica en dijo:

    El día que le confesé a mi amiga, que lloraría si me robaban mi aspiradora…LA ASPIRADORA…empecé a preocuparme…mortal no debe ser, pero el virus de la maruja ha entrado en ti.
    Yo convivo con él desde que me compré la aspiradora, ay…¿será capaz de hacerme feliz otro electrodoméstico, o como mi aspi ninguno…?

  12. Yo no tengo lavavajillas, y es uno de los objetos que más ansío. Me veo reflejada en ti,a mi me paso el año pasado con la nevera, por fin una combi donde entraba todo, una maravilla, vamos. Da. Igual que sean electrodomésticos o un vestido, lo que mola es estrenar jijiji

  13. Jajajajaja, pues claro, es un alegrón! Yo cuando cambié a una lavadora de 7 kilos estaba que saltaba de alegría, jejejeje. A ver, bastante rollo es tener que lavar como para que encima salga la ropa con manchas! Pues claro que es una alegría tener una lavadora nueva, amiga, no te preocupes que no pierdes ni un ápice de glamour por eso, al menos para mí no, jajaajaja
    Un besazo!

    • Gracias amiga, por un momento me he sentido, un rulo con patas, sintiéndome feliz, por poder hacer lavadoras con centrifugado a más revoluciones.
      Yo que me creía una mujer moderna y cosmopolita, que no llevo tacones, solo porque no quiero que se me deformen los pies, jejeje.
      7 kilos, apuestas fuerte, jajaja, la mía es de 6, pero lava fenomenal, 🙂
      Muchos besos

  14. encarni en dijo:

    la verdad Vanina es que es uno de los grandes inventos para ayudar en la limpieza de la ropa de la familia, de las camas, toallas, infinitas prendas que añadiendo la pócima mágica jabón, suavizante, blanqueante, antimanchas , nos hace recuperar la ropa como recién comprada…después de planchada claro que ese es otro temita jaja. Aunque no me cuesta nada imaginarte con tus tacones Manolos, tu estilo sexo en NY llevando tu bolsa de ropa a la lavandería de la 5º avenida, con las piernas cruzadas esperando que acabe tomándote un frapuccino de moka jaja porque hay muchos países que dicen ser muy avanzados pero no tienen lavadora en casa….privilegiadas nosotras??!! besos preciosa

    • JAJAJA, toda la razón, yo lavo, al estilo NY, que una tiene dignidad, jejeje…
      La verdad es que estoy encantada, el día que inventen una máquina que planche sola, ya me sentiré totalmente realizada en el tema hogar.
      No sabes la de prendas monísimas, que me ha destrozado esa cruel lavadora, me he desprendido de ella, sin ningún pudor.
      Para el frapuccino te espero a ti, a ver si la próxima vez, podemos disfrutar de uno sin prisas, luciendo tacones, 😉
      Besos mil hermosa!!

  15. urbanmon en dijo:

    Dichosa lavadora.A mí me lo vas a decir que estuve hace tiempo sin ella durante casi 15 días. Si incluso me tuve que aventurar en el maravilloso mundo de las lavanderías automáticas. Toda una aventura incluso me dio para escribir un post. Enhorabuena por la adquisición que la disfrutes

    • Si,recuerdo tu post,yo por culpa de la mía,también fui,a ver si me quitaba las manchas esas potentes máquinas!
      Desde luego simplifican nuestra vida, y eso,pues nos hace feliz.
      Aunque hubo un tiempo,que sólo era un electrodoméstico,será cosas de la edad!!!
      Besos mil

  16. Jajaja, ay Vanina! q te con la olla a fuego lento, con el paño enganchado a la cintura y con los suelos relucientes de fregarlos a mano, jajaja. Q no mujer, q lo de lalavadora mueva viene siendo una necesidad y me temo q a mí no me tardará en llegar.

    Un.besazo reina 🙂

    • JAJAJA, lo de los suelos a mano, es muy duro, una de mis ex-suegras los lavaba así, menos mal que huí, ;).
      La lavadora ha sido cuestión de salud mental, y de supervivencia de mi ropa, la anterior las destrozaba sin piedad. Y estoy contenta, y mucho, jejeje.
      Un beso gigante guapa!

  17. Leí tu post el otro día y creía que te había comentado, pero parece ser que no… Soy un desastre!!!
    Pues te quería decir que entiendo tu alegría, pero no deberías confesarlo en alto, porque van a empezar a ragalarte electrodomésticos en los días señalados…

    Un besote!!
    Marialu

    Por cierto…¿en serio conservas la vieja? O_0

    • Ya, me he dado cuenta, que puede ser una arma de doble filo, a ver si por mi cumple, me regalan un secador o una batidora, ohhhhhhh!!!
      Voy a tener que empezar a enviar mensajes subliminares en mi casa, para que esto no se produzca.
      PD: Si cosas de mi suegra, su lavadora del pueblo se rompió y pasa de comprar una nueva, está avisada, bajo su responsabilidad, ya le he dicho que esta, es traicionera y sin escrúpulos!
      Besos mil, guapa.

  18. Comprar siempre sienta bien, que mas dá que sea una lavadora u otra cosa!!! Tu disfruta jijiji. Besitos.

  19. Jajajaja. Una piensa que nunca va a ser así y al final termina lampando por un lavavajillas o por probar un quitamanchas… Con los Jimmy Choo se puede soñar igualmente, que lo cortés no quita lo valiente y poner lavadoras calzada así te da un toque de glamour que ni te imaginas. Ya lo cantaba Martirio (genio y figura): “Con mi chándal y mis tacones. Arreglá pero informal…”. Me voy, que empiezo a delirar. Besotes!!!

    • Tienes razón, subida a unas Jimmy Choo, mis coladas, tendrían un glamour añadido, y si no tengo tiempo de salir, pues me arreglo para las tareas del hogar, que a tus grandes frases, añado: antes muerta que sencilla, jajajaja…
      Me encantas cuando deliras, jajajaja.
      Un besin

  20. Ains que tenía pendiente comentarte y hasta hoy no he podido!!! Esto de trabajar es mu malo 🙂
    A mi me pasó exactamente igual cuando incorporamos hace un par de meses la secadora, no veas mi careto de felicidad, ya no tenía que volver a abrir la mierda de tendedero que teníamos, dejar allí la ropa miles de años hasta que se secara y recogerla como una pasa porque se me ha pasado cogerla antes! Es una satisfacción muy marujil pero es que nos facilita la vida tantísimo. Eso sí, cuando estreno una camiseta estoy igual de feliz, ahora más porque no tengo que tenderla 😛
    Besos

    • Jajaja, la secadora, es otro gran invento, siento no tener lugar para ella, porque dicen que las lavadoras/secadoras, no son tan buenas, y en invierno, sería ideal sobre todo para sábanas, toallas, etc…
      Es duro admitir que esto nos proporcione felicidad, pero más duro es vivir sin ello, y desde luego no eclipsa para nada, mi momento fashion victim, que también sigue latente, 🙂
      Tu frase final, me ha encantado, un paso menos!!, cuánto avance.
      Besos mil

  21. Yo estoy deseando tener cocina nueva y grande y sitio para tener mil artilugios, eso sí no me importa compatibilizarlo con un vestido de Armani y zapatos de Jimmy choooooooo.

    Gran textos amiga, se me había olvidado lo que disfrutaba leyendo blogs….

    Besos

    • Amiga, que ilusión tu visita, mentiría si dijera, que no añoro tu presencia, en todos los sentidos, no solo en forma de comentario!
      Estoy contigo, ambos deseos no son incompatibles, yo, ya estoy esperando el momento, de volver a salir contigo, de tiendas por Madrid, queda pendiente, petita!!
      Un enorme e intenso abrazo.
      Gracias por venir.
      Besos mil

  22. Vale, pero no hagas caso de un comentario que he leído por ahí que te decía que te pusieras los zapatos Jimmy Choo para poner la lavadora, que me ha venido a la mente una imagen de pornochacha que casi me da un telele del horror!

    Y que sepas que uno de los días más felices de mi vida fue cuando estrenamos cocina tras la obra… tan nueva, tan bonita, tan blanquita…

    Un besazo guapa

    • Jajaja, pornochacha,,que lejos queda mi imagen de eso, los reservaré para noches especiales, lejos de poner lavadoras, 😉
      Es que estrenar siempre sienta bien,las cosas nuevas tiene algo especial, y mi lavadora, me ayuda tanto, jejeje…
      Me encantan las cocinas, suelen ser uno de los lugares mejores de la casa, si el tamaño acompaña.
      Un besote enorme

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: