vaninasblog

En el lio de ser madre.

¡Las excursiones del cole!

De pequeña me encantaban las excursiones del colegio. Estaba esperando todo el año ese momento.

Recuerdo llegar a  casa,  con el papel que mi madre debía firmar autorizando mi asistencia, y yo lo devolvía firmado, con una sonrisa, y las pesetas correspondientes. Como preparaba la mochila para tal ocasión, que normalmente consistía en:

Dos bocadillos, solía ser uno de chorizo (por aquella época me encantaba, y me los comía sin remordimiento alguno), el otro de jamón serrano con tomate y aceite. Una bolsa de patatas, zumo, agua y algo de postre.

La noche anterior apenas dormía, recuerdo como nos organizábamos para el autobús, era muy importante elegir a tu compañera de viaje, que era siempre una de mis mejores amigas. Recuerdo como me tiraban del pelo, desde el asiento de atrás, era siempre, un chico.

Los viajes eran a ritmo de: “vamos a contar mentiras tralalá, vamos a contar mentiras….” y  otras de la época, mientras las profesoras nos gritaban, que no nos pusiéramos de pie.

No se me olvida el trozo de pan  que le llevé a mi madre hecho con mis manitas, ni la vez que monté en un pony, en otra ocasión fui a la fábrica de vidrio, y me lleve un suvenir de regalo.

Tampoco olvido, la visita a los “Talayots”, o al Santuari  de LLuc…destinos obligados de mi Isla. Cómo caminábamos felices por el campo, como nos reuníamos en grupos,  bajo un árbol,  para comernos nuestras suculentas provisiones, después del esfuerzo realizado.

images

images.jpg 2

índice

 

images.jpg 3

El camino de vuelta, ya cansados, felices y comentando las anécdotas del día.

A mi madre esperando ansiosa, a que llegará el autobús, como me abrazaba fuerte, como si llevara mucho sin verme, como me acribillaba a miles de preguntas sobre todo lo que habíamos visto y hecho. Como yo relataba mi historia  y le enseñaba las cosas que había traído, en ocasiones ya algo más mayor, me compraba una cámara desechable de doce  o veinte cuatro fotos, que sacaba con mimo, esperando que se revelaran todas correctamente.

Esa noche,  caía rendida en la cama, soñando con todo lo acontecido.

Y ahora,  le toca a Tenedor, ahora,  soy yo la madre. Ya no existe autorización, te informan por una plataforma digital, y si el niño lleva el sobre, ahora con euros, es que das tu consentimiento.

Ahora,  soy yo , la que dudo si dejarlo ir, es tan pequeño, pero ¿ como voy a privarlo de pasar un día con su amiguitos, haciendo algo diferente?

Ahora,  es él, el que se va a la granja, y vuelve con una maceta para mí, una sonrisa de oreja a oreja y muchas cosas que contar. Ahora,  soy yo, la que espero emocionada a que llegue, la que le realizo mil preguntas sobre lo que ha hecho, él, quien contesta emocionado, y enumera una y otra vez todos los animales que ha visto.

Soy yo,  la que no me canso de escucharlo, a la que se le hace un nudo en el estómago, pensando que tiene que coger un autobús, pensando en qué hará, pensando en que todo saldrá bien.

Ahora,  es él, quien crece, quien experimenta, y descubre, y yo, la que espero con los brazos abiertos, a que regrese, sano y salvo, y me lo cuente todo.

 

 

Anuncios

Navegación en la entrada única

28 pensamientos en “¡Las excursiones del cole!

  1. MUAK!!! 🙂

  2. Uff, cómo te entiendo
    Yo lo del autobús no lo llevo bien. Marcela está ahora de excursión, cortita, a unos viveros. Mañana va Bruno a la misma.
    Cuando el curso pasado hicieron excursión de todo el día a una granja escuela, en Valencia, pensaba en el bus y me entraba d todo. Pero cómo no dejarle ir? Si es una de las mejores experiencias en el cole.
    Besote

    • Estoy contigo, es lo mejor de lo mejor…por eso tengo que comerme mis miedos, y dejarlo ir…pero reconozco que me da mucho miedo. Y cuando llega la hora de ir a buscarlo, como me alegro de tenerlo otra vez en mis brazos, sano y salvo. Se lo pasó tan bien, que vale la pena el ratito de sufrimiento
      Besos guapa

  3. Qué casualidad, mis hijas se van mañana de excursión a una granja escuela. No es la primera vez que se van de excursión pero sí en la que he sentido miedillo. En la granja hay un lago y les dan paseos en lancha…
    Cuando me planteaba esto recordé que mi padre odiaba las excursiones, y el momento de firmar la autorización era un trauma para mí. Mi padre me decía, después de opinar algo negativo y feo de los profesores y su idea de excusión, que lo que dijera mi madre, y mi madre al contrario….por esa tensión que sufría en los previos yo creo que disfrutaba el doble, porque al final siempre iba.

    • Si, qué nervios se pasaban cuando debatían si te iban a dejar ir, por suerte, como a ti, al final siempre me dejaban. Por eso, no puedo decir que no, por mucho miedito que me de. Su cara de felicidad, y la emoción con la que habla de ello, lo compensa.
      Ánimo, lo de la lancha, suena, muy divertido, si en lugar de madre, fuera la hija…así que de tripas corazón, y a pasar por eso, tus hijas te lo agradecerán seguro.
      Un besote

  4. Ains que me he emocionado, porque yo era igual y me moría por ir de excursión, pero es que monillo también se muere por ir en autobusss, es lo más para él. Este miercoles siguiente se van a cosmocaixa a ver que me cuenta la regreso.

    Y que ilusión cuando llegabamos y estaban nuestros padres en la parada del autobus…

    Besos

    • Ains petita!, que grandes y emocionantes momentos, ahora nos toca vivirlos del otro lado, que a la emoción de verlos exultantes ante la idea de ir de excursión, se suma el miedo de que todo salga bien.
      Seguro que monillo, se lo pasa fenomenal, y llega contándote un montón de cosas.
      Besos mil

  5. Era el mejor día del curso, el día de la excursión, así que nos tenemos que tragar nuestros miedos y dejarles experimentar. Pero te entiendo perfectamente.
    Besos!
    Marialu

  6. evaanhela en dijo:

    Una vez mas me ha encantado, me ha traido el sabor de mi infancia y me hace echar de menos… todavía mas, a mi peque.
    Estoy deseando q llegue el lunes para comentarlo en persona.
    Un beso muy fuerte desde otras islas, las canarias!
    Chao

    • Muchas gracias, guapa! qué bonitos eran esos tiempos, esas excursiones con los amigos, añoranza de una dulce infancia!
      Seguro que se lo está pasando genial, y el lunes será un gran día, y ánimo, queda menos!
      Él mío disfrutó mucho, y eso vale, el mal rato que pasé yo!
      Solo he estado una vez, en tus islas, y me gustó mucho, muy diferente a las mías.
      Un besin.

  7. Ains ya me imagino el momento y te entiendo a la perfección, todo son dudas cuando los tenemos cerca así que lejos más aún, pero es bueno que nos acordemos de nuestra experiencia. Eran días inolvidables que nos han hecho como somos 🙂 y después escuchar a tenedor ha tenido que ser alucinante, como vivirlo otra vez.
    Besos

    • Si me costó ser valiente, pero si él lo es, yo tengo que estar a su altura, verdad?. Se lo pasó genial, y yo más escuchando su resumen del día, es un artista relatando, lo vive con intensidad. Y desde luego a mi me encantaban las excursiones, y tuve suerte de tener una madre valiente, que me dejó ir a todas….Al fin y al cabo son estas experiencias las que enriquecen nuestro día a día.
      Besos mil guapa!

  8. urbanmon en dijo:

    Jajaja. Cómo mola. Yo también tengo la maceta en la ventana con una tomatera. Cuando crezca intercambiamos productos para la ensalada!
    Bss

  9. Yo también guardo unos recuerdos y emociones muy similares a las que tú describes cuando pienso en las excursiones del cole. A nosotros nos dejaban comprar una caja de mikados o algo de postre que era especial y solo podíamos comprar para excursiones. Y nos hacía una ilusión tremenda aquella “sorpresa exclusiva de excursión”. Todavía no lo he vivido con la peque pero tengo unas gans terribles de verle con los ojos llenos de ilusión y nervios, y escucharle hablar sin parar de cómo ha sido cuando vuelva. Entiendo los nervios que se pasan, como todo en la maternidad, no podía venir sin un “pero” 🙂 Veamoslo como un entrenamiento para cuando un día nos digan “quiero salir de noche” jajaja. Un besazo!

    • Desde luego las excursiones eran todo un acontecimiento, cargado de sorpresas y excepciones. Creo que prefiero 100 excursiones a una de esas salidas nocturnas, para eso no creo estar preparada, qué espanto!!!, jejeje…
      Te puedo adelantar que es genial verlos tan llenos de vida, tan contentos, y emocionados contando sus nuevos descubrimientos.Así que esta, será la primera de muchas de sus aventuras escolares, yo guardaré mis miedos en un cajón, y esperaré impaciente a que llegue con las nuevas noticias.
      Un besote guapa!

  10. Ayyy, las excursiones escolares… Qué recuerdos. Escribí algo sobre eso hace ya un montón. Las trifulcas que se montaban si contabas con que alguien quisiese ser tu compi y que ya estuviese emparejada. Jajaja.

    Entiendo que debe ser duro dejarlos ir siendo tan pequeñitos pero hay que recordar que para nosotros fueron momentos irrepetibles y, por supuesto, no podemos privar a las generaciones venideras de cantar chorradas en un autobús. Jajaja. Besotes!!!

    • Jajaja, el tema logístico del autobús era fundamental para asegurar el buen transcurso de la salida. Era sin duda, grandes días, y por supuesto no voy a privar a Tenedor de que los viva, y disfrute, aunque me cueste comerme mi miedo, y estar atacada, hasta que vuelve a casa conmigo.
      Un besote

  11. Esas excursiones…. qué recuerdos me ha traído!!! Si, se lo pasan bomba, y esperarles para preguntarles es genial, verles la carita emocionados!!! Besitos.

    • Recuerdos sin duda alegres y emocionantes. Yo he vivido la primera de Tenedor, y su cara lo decía todo, como le brillaban los ojos…Así que habrá que dejarles que experimenten y se diviertan ellos, desde luego ahora es su turno…
      Besines hermosa!

  12. encarni en dijo:

    que divertido! y como has recuperado esas fotos? o has estado recientemente y no me has dicho nada? ya sé que más quisieras tú jaja. Mis hijos nunca han dicho que no a una excursión del cole, ahora con el último y como tengo más tiempo y si la profe pide voluntarios, me ofrezco a colaborar y me lo paso igual que ellos, viendo las cosas con los ojos de la novedad y algunas veces sin saber contestar a lo que preguntan. La caja de recuerdos que traen cada vez se va haciendo más grande y cuando tienen 20 años te las piden y encima que les hagas los comentarios que hacían, apúntalo todo en su diario, aunque no sea día a día, y llena su caja de notas…. cuando pase el tiempo será un reencuentro que no tiene precio.
    Au revoir ma chérie!!

    • JAJAJA, ya me gustaría a mí, pisar mi isla, son fotos de bendito internet, últimamente es la única manera de ver mi tierra.
      Desde luego las excursiones son mágicas, y siempre que pueda tenedor irá a todas, aunque a mi me cueste un par de tilas.
      Tengo que hacerte caso, y apuntarme todo, porque la memoria nos falla, y dicen cada cosa, que es un tesoro.
      Yo me he apuntado voluntaria en la Gymkana del cole, integrándome en la vida escolar, ya te contaré experiencia.
      Besos mil

  13. Justo leo tu post en el día que Miguel va a su primera excursión con la guarde. También van a una granja e iba nerviosito perdido! A ver qué cuenta esta tarde!
    Por cierto, en nuestra guarde aún se estila el papel de autorización a firmar en casa… la modernidad no ha llegado aquí aún 😉
    Un besazo guapa

    • Seguro que se lo pasa fenomenal, yo sufro con el tema autobús, pero hay que guardarse el miedo, que ellos tienen que vivir esas experiencias.
      Ya me contarás que tal se lo ha pasado, seguro que vuelve entusiasmado.
      Un besin.
      PD: A mí tanta modernidad me mata.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: