vaninasblog

En el lio de ser madre.

El misterio de la arena en los zapatos.

A lo largo del curso,  un hecho,  se ha repetido prácticamente todos los días.

Al principio,  pensé que era algo fortuito, un hecho casual y aislado, producto de un determinado juego, que yo no atinaba a descubrir.

Pero en breve comprobé, que lejos de ser puntual, se repetía con insistencia. Al principio, era sobre todo en las zapatillas, pero después se extendió a  cabeza, bolsillos, y cualquier sitio que fuera propicio al almacenamiento de arena…

Si,  arena, eso es,  lo que Tenedor acumulaba sin descanso en sus zapatos, y no un poco, mucha, tanta, que no sé cómo conseguía caminar con ella.

Durante todo el año, mi casa,  ha sido víctima,  de esa arena que salía de todas partes, incluso,  después de barrer o aspirar…Salía de debajo del sofá, de las sillas, de la lavadora, de los pantalones,  cuando los planchaba, da igual,  las veces que lo sacudiera, siempre hallaba,  unos granitos que no había visto, alguno,  que se había quedado atrapado en el forro del bolsillo, debajo las plantillas de las zapatillas, alguno,  que salía de no se sabe donde…

Y por mucho que he intentado imaginar,  qué clase de juegos, puede desencadenar, en que un niño acabe lleno de arena de cabeza a pies, no consigo descubrirlo.

Solo me he librado de su presencia, los días de lluvia. Y no será, porque yo,  no haya llevado veces a mi niño, al parque, pero en ninguna ocasión, ha vuelto  a casa, con esa cantidad indecente de arena.

Supongo,  que nunca sabré lo que hace en ese rato de patio, quién es el gracioso, que le llena sus bonitos rizos de esa asquerosa tierra, como consigue que sus zapatos parezcan un cubo de playa, supongo,  que no comprenderé cuál es la gracia de llenarse los bolsillos de arena, de pasarla de mano a mano, sin ningún otro fin, que pasarla de mano a mano, y ver como se desliza entre los dedos, supongo, que eso, solo es comprensible, si tienes tres años, y jugar no tiene normas, ni reglas….supongo, que a mí, me queda resignarme, seguir aspirando todo lo que sale de su  ropa, y descansar los días en que la lluvia, me da un respiro.  Ahh, no, que esos días toca limpiar barro de las suelas,  supongo, que ya  no hay descanso.

DSC_0286[1]Esto ha salido de un solo zapato….

Anuncios

Navegación en la entrada única

24 pensamientos en “El misterio de la arena en los zapatos.

  1. Y él no confiesa quién se lo hace? Miguel también trae toneladas de arena pero confiesa sin pudor alguno que es él mismo quien la coge…
    Un besillo y ánimo Sherlock!!!!

    • La de los zapatos y bolsillos doy por hecho qué es él, aunque no entiendo cómo puede llenar sus zapatillas de esa manera sin quitárselas, lo del pelo, es otra historia…
      Por qué les gustará tanto??aburrida de barrer!
      Un besote

  2. Ay amiga, me siento tan identificada, desde que monillo va al cole de mayores, mi casa es una sucursal del Sahara, no hay día donde al desnudarse salgan 3 kilos de arena…la palabra no es harta sino hasta el mismísimo moño.
    Pero el día que fui al cole por una acción con padre, me di cuenta que mi hijo vivo por y para el terrario. Ahora por suerte tenemos 2 meses de tregua antes de que las dunas vuelvan a nuestra vida.

    • Ya te digo, el desierto nunca ha sido lo mío, y menos si se instala en el suelo de mi casa…no doy crédito de todo lo que sale de sus zapatos y ropa…Unos meses de tregua, que me servirán para acabar con los granitos, escondidos en cualquier rincón de mi casa.
      Feliz verano, sin arena…o casi.
      Mil besos

  3. Jajaja esto me recuerda a los niños que en los días de carnaval llegan a la escuela por la mañana con confetí por todo el cuerpo! de dónde sale? no lo sé, pero nunca se va en toda esa semana y las aulas de clases siempre están llenas de él.

  4. Al comenzar a leer, pensaba que era Torbellino el que se ponía la arena en los zapatos, pero de ahí a la cabeza… Con lo molesta que es…

  5. Yo recuerdo que también volvía llenita de arena… Y eso que no es que a mí me diera precisamente por revolcarme por los suelos. Misterios insondables de la infancia, columbro… Un besote!!!

  6. jaja, madre mía, qué montón de arena? y cómo queda en el parque o en el patio? a ese ritmo en un par de meses te podías haber hecho una playa artificial en casa…

  7. La mia siempre que va al parque vuelve hasta las cejas de arena, de hecho entra por la puerta y va directa a la bañera. Pero la explicacion es que aqui en el parque hay un arenero en el que entra si o si cada dia, le fascina. Y los niños “aspersores de arena” abundan, por lo que siempre tiene arena hasta en los rizos esta tambien. El dia que inventen algo para sacudir a los niños antes de entrar a casa y librarles de arena, se forran. Yo le estoy cogiendo una mania… Un besazo!

  8. No has pasado por la fase de las piedras en bolsillos? No?

    Ya llegará….

    Un besazo

  9. Cuando te leo me voy preparando para mi destino, sólo espero que las niñas sean menosadictas a la tierra…

  10. VAYAvayaCONlaARENITAdentroDEpocoPODRArecolectarLAdeLAisla…YUPIIII!!!

  11. mamanatas en dijo:

    El guaje tuvo una temporada que en el baby de la guarde, en cada bolsillo, debía de traer cuarto y mitad de arena, sin exagerar! Afortunadamente eso pasó, ahora solo en los playeros (zapatillas, que decís aquí) y un poquito en los bolsillos de los pantalones, ya lo tengo asumido… señor, danos paciencia…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: