vaninasblog

En el lio de ser madre.

Con los dos en casa….

Si algo estoy aprendiendo, desde que llegó cucharita a nuestras vidas, es que no puedo con todo, y que al menos por el momento,  es difícil llevar el mismo ritmo, que cuando solo estaba Tenedor.

Qué el tiempo es relativo, y que no pasa nada, si se lavan los platos unas horas más tarde, se barre a horas insospechadas, se plancha en algún momento indefinido, se quita el polvo, ¿se quita el polvo?, se ponen lavadoras al libre albedrio, y se duerme…se duerme cuando te dejan…

Que es una etapa en la que debo ser más flexible conmigo misma, que no debo exigirme tanto, y que es mejor, respirar hondo, relajarme e ir haciendo lo que pueda, y sobre todo, disfrutar de la muñeca, mientras la escasa baja por maternidad, me lo permita.

Y sé, que tengo abandonado el blog a su suerte, y que comento poco, leo menos, y eso me molesta, pero, también sé, que será temporal, y volveré al redil.

Que si ser madre, se antojaba complicado, serlo por segunda vez, sube el nivel de dificultad del juego, y que hay que pasar muchas pantallas para superar obstáculos, conseguir mejorar tus capacidades y salir victoriosa de los retos.

Y que cuando todo parece en contra, y ambos lloran a la vez, cuando uno duerme y el otro se despierta, cuando das la toma y el otro patalea para que juegues con él, o simplemente patalea porque sí, cuando una mano sujeta la bebé y la otra acaricia al mayor para que se duerma, cuando tienes que salir de casa, y justo mancha el pañal y el mayor tiene que hacer caca, cuando los dos te necesitan al mismo tiempo, y no sabes dónde acudir primero, cuando todo parece imposible de resolver, solo te queda, parar, confiar en que es posible, y reponer fuerzas con un abrazo y un te quiero de Tenedor, y con la tierna sonrisa que cucharita me regala.

Porque cuando el cansancio me posee, cuando las ojeras se convierten en una parte más de mi rostro, cuando ya no sé si voy o vengo…ellos son mi brújula, mi antídoto para el agotamiento, mis vitaminas para seguir…

Y es cierto que la maternidad, a veces, tiene esas cosas extrañas, y nuestros hijos son al mismo tiempo la enfermedad y la medicina, los que nos llevan hasta la extenuación, y los que nos dan la fuerza necesaria para seguir, los que agotan nuestra paciencia, los que nos llevan hasta el límite, y a la vez, nos proporcionan una felicidad indescriptible, nos hacen querer ser mejor personas y no nos dejan rendirnos…

Así que, si sobrevivo a la adaptación, volveré a estar presente en todas mis facetas, como madre, mujer y persona, a partes iguales, porque eso, es lo que somos…

 

Anuncios

Navegación en la entrada única

23 pensamientos en “Con los dos en casa….

  1. paparracho en dijo:

    Hay que aguantar, Vanina… los primeros momentos son los más complicados, pero como bien dices, son la enfermedad pero por encima de todo, la medicina. Cada día nos vemos superados en muchas ocasiones, pero al día siguiente sólo nos acordamos de lo bueno del día anterior. Incluso después de una de las, por fortuna, poquísimas noches malas que ha pasado el neñu, 10 minutos después de despertarse y ver su sonrisa desdentada, ya no nos acordamos de nada de lo anterior.

    Ánimo, que pronto se regula todo y será más fácil. Carita de cansados teníais los dos el domingo… dentro de nada volveréis a estar tan pletóricos como siempre, ya verás.

    BESOS!

  2. Suscribo todo. Y eso que no me puedo quejar porque siempre puedo echar mano de la Abuela 2.0 y Papá 2.0 en cuanto que aparece se pone las pilas…

    Pero reflexionaba yo estos días (en que he sido víctima de un virus estomacal)… las madres no podemos ponernos enfermas 😦

    Ánimo y a disfrutar de los momentos buenos, que los hay y son muchos si todo lo demás no nos tuerce el carácter.

    • Yo tengo la ayuda limitada,pero desde luego se agradece mucho!
      Yo estuve fatal con amigdalitis y fue duro!
      Pero lo compensan sus presencias, y qué rápido pasa!
      Besos mil y qué sigan creciendo!

  3. Y entonces llegó el caos en dijo:

    Qué bonito guapa, sobre todo lo de que nuestros hijos son a la vez nuestra enfermedad y nuestra medicina.
    Me ha encantado.

    Yo que he pasado por lo mismo te diré que la cosa mejora muchísimo, ya verás de aquí a pocos meses cómo notas la diferencia. Mientras tanto… a aguantar el tirón!

    Un besazo guapa

  4. ❤ VALIENTE!!! ❤

  5. mamanatas en dijo:

    Qué bien lo has contado! Me siento tan reflejada… Y creo que voy a ser la más aguafiestas de los comentaristas: por ahora no habrá adaptación, cuando empieces a trabajar verás que todo parece un caos absoluto. Al final es una sensación de supervivencia constante y si ahora te da igual dejar los platos sin fregar, ya verás luego, jajajaaja, me río por no llorar… Pero COMPENSA taaaanto que solo me queda darte ánimos, recomendarte pasar de los quehaceres y pararte a disfrutar cada momento con ellos.
    ¿Blog? Y eso ¿qué eh lo qué eh?
    Muchos besos supermami!!

    • Ains amiga, que ya me lo temía..me queda un mes para empezar a trabajar, y me salen ronchas de pensarlo, no quiero ni imaginar en qué se convertirá mi casa entonces, y además me da penita dejar tan tierno juguete en casa, mientras yo trabajo.
      Pero como bien dices, menos mal que compensa.
      Ánimo para ti, que ya estás incorporada en todas las facetas, gracias por sacar unos minutos para leer y comentar.
      Un besote

  6. urbanmon en dijo:

    Qué razón tienes en lo que dices de la enfermedad y la medicina. Qué no haríamos hasta la extenuación por conseguir uan sonrisa o un abrazo de ellos.
    Todo pasa y solo quedan los buenos momentos y recuerdos.
    ¡Seguro!

    • Eso espero, al menos recuperar algo de horas de dormir, o me echarán del trabajo por torpe, jejeje…
      Y desde luego los hijos son los causantes de nuestros mejores momentos, y de los dolores de cabeza más grandes, 😉
      Ánimo que ya es jueves.
      Besos mil

  7. Tiene que ser agotador, sin duda, pero seguro que reporta tantas satisfacciones que hasta se te olvida el cansancio. Un besote!!!

    • Gracias hermosa….olvidar, olvidar, no sé, pero que lo disminuye un poco ..vale..jajajaja…
      Cansa, pero es una pasada…
      Un enorme beso, y gracias por la vista y el comentario, os echo de menos. Muack

  8. Exacto mi niña, ya se sabe que todo volverá alguna vez a un cause normal (nunca será el de antes, eso si, porque la multimaternidad tiene eso, que transmuta y te hace cambiar, con cada crío), y mientras tanto sólo nos queda buscar ese refugio que por fortuna nos dan ellos mismos… Me ha encantado la frase de ” al mismo tiempo la enfermedad y la medicina”… tal cual! Y te lo dice una que se ha roto y se está apenas recomponiendo gracias a ellos.

    Si vieras mi casa, es un desastre, mi escritorio ni hablar, se me acumula todo… no volví a planchar, y sabes qué? no me importa, dejó de importarme, al menos por ahora; ya llegará el momento de poner todo en orden, pero por ahora importamos más yo y mis hijos que el resto.

    Te mando un abrazo y un ejercito de haditas … no saben limpiar el polvo, pero de sonrisas y cosquillas si. ♥

    • Hermosa, tus haditas hacen lo que más necesito, y tienes razón lo más importante somos nosotras y nuestros pequeños, lo demás se irá haciendo..o no…jejeje..mientras haya un mínimo de orden, la perfección puede esperar, quién la quiere??
      Ya recuperaré un ritmo aceptable, a ratos me agobia, pero cuando tengo a cucharita en brazos, y me mira como si yo fuera lo más importante para ella, como sino hubiera nada más en el mundo…desparece todo alrededor y solo nos quedamos ella y yo…eso es lo más importante…
      Besos mil…gracias por la visita, por comentar, y cuídate mucho, mucho, mímate y deja que te quieran que el amor, cura más!

      • Es que esa cucharita… es preciosa! Yo también me dejaría embrujar por sus miradas… si es que estamos ñoñas, y qué mas da!. Viva la vida bella, con caos, desorden y polvo… pero llena de sonrisas y ojeras. Un abrazo

      • Me encanta ser ñoña de tanto en tanto y más con mi dulce y diminuta cucharita!me la comería toda!
        Muack linda

  9. Efectivamente es difícil y si ya lo es con uno supongo que con dos (espero experimentarlo algún día…) es más del doble. Pero yo creo que las madres estamos hechas de una pasta especial, como los toreros, y una y otra vez nos levantamos. Así que no dudo ni por un instante que, cuando quieras darte cuenta, empezarás a tener esos minutitos para tí y tus cosillas y te parecerá mentira haber llegado hasta ahí.

    Mil besitos!!!

    • Muchas gracias bonita!!con dos se complica un rato,jeje!
      Pero cómo tú dices, las madres, con algo de magia, mucha dedicación y sacrificio, al final lo conseguimos, y seguro lo harás genial con dos!
      Un besin

  10. Efectivamente es difícil y si ya lo es con uno supongo que con dos (espero experimentarlo algún día…) es más del doble. Pero yo creo que las madres estamos hechas de una pasta especial, como los toreros, y una y otra vez nos levantamos. Así que no dudo ni por un instante que, cuando quieras darte cuenta, empezarás a tener esos minutitos para tí y tus cosillas y te parecerá mentira haber llegado hasta ahí.

    Efectivamente ellos son lo mejor de nuestras vidas.

    Mil besitos!!!

  11. Marta en dijo:

    Estoy segura que volverás a ser tú misma, en todas tus facetas y en las nuevas que se te abren con la doble maternidad muy pronto, orden y organización, y a seguir el camino 🙂

    • Gracias,eso espero!supongo que es cuestión de tiempo y paciencia, poco a poco me iré haciendo con todo esto, que es igual de cansado que de gratificante!
      Un besin guapa, y gracias por pasar y comentar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: