vaninasblog

En el lio de ser madre.

Una carta certificada

A todos nos hace ilusión, cuando suena el portero, y preguntamos: “¿Quién es?”, y contestan: “el cartero”.

Nos embarga la emoción pensando, ¿qué traerá? y ¿quién se ha acordado de mí? , pero cuando abres la puerta, y te dice: “Carta certificada”….te cambia el semblante por completo, el mal rollo se apodera de ti en apenas un segundo…carta certificada, es sinónimo casi al 99% de marrón asegurado, no sabes qué será, ni por donde te va a caer, pero tienes claro que no te va a gustar.

Así que con el pulso tembloroso, e intentando disimular, firmas y te despides del cartero.

Ya a solas, miras la carta, decidiendo si quieres leerla después o antes del desayuno, que es mejor que te revuelva el café, o que te haga un nudo y ya no desayunes….

Ya de perdidos al río, y la abres: “Excelentísimo Ayuntamiento”, empezamos mal, de un Ayuntamiento, seguro que no es una felicitación, ya hueles a que te van a pedir dinero.

Y efectivamente, vas leyendo, y he aquí una multa…esto puede ser hasta normal, no tanto, si la multa es de la Ciudad de Sevilla, y una, no ha tiene el placer de conocer dicho lugar.
Desde luego, tiene un color especial, y unos policías, muy acertados apuntando los números de matrícula, que según ellos, el mío se encontraba mal estacionado un 2 de julio…

Suerte que ese día, fue el fatídico momento de incorporación al trabajo, después de mi baja maternal, y que puedo demostar que mi vehículo y yo, nos encontrábamos a kilómetros de distancia de dicha infracción…ahora toca recurrir, y perder mi tiempo y mi dinero en reclamar, y esperar, por supuesto, que se acepte.

Esto me hace pensar, que si llego a estar de baja, y no puedo probar que mi coche no estaba en Sevilla, se queda una bastante indefensa, y con cara de tonta durante meses, por tener que pagar una multa que no es tuya.

En fin, esperando que el Excelentísimo Ayuntamiento de Sevilla, rectifique, que errores tenemos todos, y mientras se corrija, solo quedará en una mala digestión.

Eso sí, si me decido a ir a conocerla, procuraré aparcar correctamente en sus calles.

No soy una experta.

Es así, no soy una experta, no formo parte de ningún gabinete de crisis, no tengo un trabajo, en el que mis decisiones afecten a millones de personas, no cobro un sueldo y un sobre sueldo, por mentir, manipular y jugar a que no me pillen.

No dispongo de tarjetas opacas, bueno, eso, según se mire, porque las mías, se ponen negras, al llegar a final de mes.
No conduzco Ferraris, ni me gasto un sueldo en confeti.

No entiendo de medicina, ni creo protocolos, pero cómo ciudadana de este país, desde mi humilde posición, opino que esto, es vergonzoso.
Qué el tema del Ébola, aunque repetitivo, no deja de ser inquietante, y no sólo, por una posible propagación, sino, porque deja en evidencia, la incompetencia de aquellos, que toman decisiones, que parecen improvisadas y al azar, a un “ a ver qué pasa”…y claro, no pasa nada, hasta que pasa, no muere nadie, hasta que fallece una persona, no ocurre una tragedia hasta que sucede, y no hay una epidemia, hasta que se pierde el control…

Y no me inspira ninguna confianza, la actuación hasta el momento de los órganos competentes, que da la sensación de estar falta de rigor, y lejos de depurar responsabilidades, le echamos la culpa a la enfermera, que puede que cometiera un error, pero no fue el único, sino uno, de muchos que todos vemos.

Parece que es mejor escoger a alguien como cabeza de turco e intentar desviar la atención, para que no miremos, a los que ordenan y mandan, y fallan … y siguen ahí a pesar de todo.
Y no me tomo por un ser alarmista, pero diré, que todo esto me infunde respeto, y si estos dirigentes son capaces de hacer algo bien, este es el momento, y sino, que se vayan a gestionar el protocolo de su colada, y den paso a otros.

No pretendo políticos que no se equivoquen, todos somos humanos, pretendo políticos que asuman fallos y actúen en consecuencia.

¡Qué pereza!

Hay cosas que me dan pereza, es la cruda realidad, y no me refiero a cosas, que impliquen un gran esfuerzo físico o mental, sino más bien, a pequeñas acciones de la vida cotidiana, que de una forma absurda, retraso o evito, aunque sepa, que finalmente, no tendré más remedio que proceder a su ejecución.
Es como si una parte de mí, rechazara su existencia, las ignorara, esperando que por ciencia infusa, aparezcan hechas.
Normalmente, no suelo darle importancia, pero es cierto, que desde que Cucharita nació, me he percatado, que me cuestan todavía más.
He aquí, mi top ten de perezas caseras, están puestas por orden de ocurrencia, aunque haya algunas, más tediosas que otras:
1. Vaciar el cubo de agua después de fregar. Lo sé, suena hasta estúpido, pero reconozco que en ocasiones, han pasado horas, hasta que me he enfrentado a ello.
2. Emparejar los calcetines. Ya el hecho de la colada en sí, me parece bastante aburrido, y lo de juntar los calcetines aún más, sobre todo, los ejecutivos del miso color, que aunque parezcan iguales, NO LO SON.
3. Rellenar los botes. Tanto me vale el azucarero, la aceitera, la jarra del agua. Si, vale, estos son muchas a la vez, pero es que lo de rellenar, es un cansancio.
4. Vaciar el lavavajillas. Sólo diré, que en muchas ocasiones, prefiero fregar por no tener que hacerlo.
5. Deshacer las maletas. Prepararlas ya me supone un esfuerzo, pero llegar a casa y poner lavadoras, y colocar todo en su sitio, me supera.
6. Colocar una bolsa nueva de basura en el cubo. ¿Raro, eh?, pues prefiero bajar la basura que cambiar la bolsa.
7. Pelar el marisco. Es un básico en fechas señaladas, pero yo puedo pasar sin comerlo. Prefiero un jamón de bellota, no obstante si algún buen samaritano, me lo ofrece ya preparado, puede que hasta lo acepte, pero no me veréis pelarlo.
8. Separar las latas del plástico que las une. Lo admito, alguna vez, las he puesto en la nevera, así con todo, y me consta, que no queda bien, al final, acabo quitándolo.
9. Untar las tostadas con mantequilla. Y lo que me gustan, uno de mis desayunos favoritos, pero la pereza que me da, no tengo ese problema con la mermelada, así de extraño.
10. Poner la funda nórdica. La pelea que tengo con el nórdico cada vez que toca cambio, me agota.
Y ahora, sobre todo, me da pereza dejar a mi pequeña en la guardería, solo tardo unos minutos, y ni eso, pero me pesa durante toda la jornada laboral…es verdad, está fuera de las top ten, pero es sin duda, la que más me cuesta.

¡Soy Mamífera!

Lo confieso, soy Mamífera, mi madre me parió, y yo he hecho lo propio con mis hijos, un poco a pesar de Tenedor, que al principio,tenía la esperanza de que su hermana, fuera una mini dinosauria, y naciera de un huevo.

Puede que cueste asimilarlo, pero el ser humano, es Mamífero, eso sí, en ocasiones más evolucionado y sofisticados que otros, los hay incluso inteligentes, otros listos, algún listillo, y otros, que no llegan ni a eso.

Dada mi condición, la naturaleza, me ha dotado con la capacidad de usar mi cuerpo, para muchas cosas, en su totalidad, o a partes concretas, de forma voluntaria, y tan lícito es hacerlo, como elegir otras opciones.

Ya que estamos de confesiones, diré que cocino, no sólo lo necesario para la alimentación diaria, sino,hasta hago bollos, incluso me he aventurado con las galletas, no sé coser, apenas un botón, pero me encantaría saber, voy haciendo mis intentos con las manualidades, pongo etiquetas personalizadas en la ropa de mis pequeños, me encanta organizar sus cumpleaños, y disfruto en su mayoría del tiempo que paso con mis hijos.

Y de forma asombrosa, eso, no ha repercutido en mi intelecto, sigue siendo el mismo que antes de parir, bueno, para ser justa, quizás un poco menos, pero eso, se debe más a la edad, que a mi condición de madre.

Por eso, leer ciertas cosas, insultan mi inteligencia, y la de muchas mujeres.
Jugar a escribir textos polémicos, inciertos, ligeros, cargados de tópicos que sólo buscan, el enfrentamiento me parece cómo poco, absurdo y poco interesante!

Así, que me vais a permitir, que viva mi vida, y mi maternidad cómo me de la gana, sin en pro ni contra de nada, con de todo un poco, que en su mayoría es compatible.

No me busquéis en discusiones sin sentido, que miedo me dan aquellas, que creen estar por encima del bien, y del mal, y con la verdad en sus bocas, cuán equivocadas me parecen.

Sencillamente prefiero dedicar mi tiempo a otra cosa, como leer, así, es que también sé leer,y de esos libros sin dibujos,es que, ser una Mamífera evolucionada, da para mucho en esta vida, sobre todo, si te dedicas a lo tuyo, y dejas vivir al resto sin juzgar y etiquetar!

¿ Es necesario llorar en el cine?

He aquí un post en forma de reflexión, tal vez algo vana, un pensamiento que me ronda en la cabeza, nada profundo, uno de esos que decides expresar un viernes cualquiera, después de una noche sin dormir pasando mucho calor….
Y digo yo, ¿es necesario que en muchas películas infantiles, deba morir algún progenitor del protagonista para potenciar la superación personal?
Ya, así dicho, suena una pregunta un poco extraña…a cuento de nada…pero todo viene desencadenado, porque he llevado a Tenedor a ver : “Dragones 2”…ni que decir que la primera nos encantó, el guión, el mensaje, su protagonista , ese vikingo tan atípico capaz de cambiar las cosas, y como no “desdentado”, un dragón negro, que todos querríamos tener como mascota…con todas estas premisas a favor, allá nos fuimos…
Todo iba bien, hasta que en un punto de la película…( si tienes intención de verla, no sigas leyendo, porque voy a contar lo que pasa….)Hipo encuentra a su madre después de 20 años, y cuando decide volver a su hogar junto a su hijo y su marido, en ese momento de felicidad, los guionistas van y matan a “Estoico”, el padre y jefe vikingo…en ese momento la sala se llena de llantos, de quejas de niños, incluido el mío, que se sentó en mi regazo llorando, y le duró casi hasta el final…hasta a mí, se me escaparan unas lágrimas ( eso, no se debe tener muy en cuenta, lloro a menudo, falta de sueño, hormonas descontroladas…)
Vamos, que fuimos a pasar un buen rato, y se llevó un gran disgusto…me gustaría pensar, que hay otras formas de que los niños aprendan, que se les de una lección de superación personal, de encontrar la fuerza interior, que no sea siempre tras la muerte de un ser querido.
Porque, larga es la lista de películas en las que esto ocurre, empezando por: Bambi, La Cenicienta, el Rey León….incluso en las de princesas como Frozen , por nombrar algunas…
En fin, avisé que era una simple reflexión, y dicho esto, me voy a sumergir en mi jornada laboral, tengan ustedes un buen fin de semana…y si deciden ir al cine…la película no está mal…aunque me quedo con la primera.

Mamá: ¡dame un biberón!

Seguro que los expertos tienen una explicación, que hay estudios al respecto, que me podrían enumerar las causas de ello, pero al final, el resultado sería el mismo: cucharita prefiere el biberón.

Y ahora, me podrían decir, que no se engancha, que no tengo leche, y otras muchas opciones…pero nada de eso es cierto….Yo sigo igual, pero ella, desde que tuvo que comer en biberón, por mi incorporación al trabajo, y por la entrada prematura en su dieta de los cereales, para mejorar su reflujo, paulatinamente, se ha ido inclinando por el bibi, sobre todo en tomas diurnas…

Poco a poco, ha ido rechazando el pecho, hasta que esta madrugada, de forma categórica e inesperada, se ha negado a tomar la toma nocturna, ha llorado, renegado , pegado manotazos al pecho, echándose hacia atrás, hasta que me he levantado a darle un biberón…

Aunque pueda sonar prepotente, no es mi primer hijo, sé lo que es una lactancia, lo que es dar el pecho.
Tenedor se negó al biberón, esperaba estoicamente sin comer, hasta que llegaba del trabajo, y entonces se abalanzaba sobre mí, hasta quedar saciado, y dormía plácidamente. Fue así hasta los diez meses aproximadamente.

Cucharita, nunca ha disfrutada del momento de la comida, y ahora, está dejando claro que prefiere comer en biberón. No sé si por el reflujo o por otras causas, pero la lactancia ha sido poco o nada satisfactoria para ambas.

Y en esta tesitura, puedo elegir entre ponerme todo tipo de carteles de culpabilidad, frustraciones, tristeza, y semejantes, o aceptar la situación, y comprender que todo niño pasa por el proceso del destete antes o después…y a mí, me ha tocado en esta ocasión, antes…puede, que demasiado antes…

¿Disfrutar de la lactancia?

Este no es un post, sobre si es mejor pecho o biberón, de esos, ya hay muchos, y demasiadas discusiones al respecto, en mi opinión absurdas y que no conducen a nada.

Si os preguntáis cuál es mi postura, brevemente os diré, que creo que la leche materna, r es lo mejor para el bebé, pero en caso de no poder o no querer, en este siglo XXI, hay alternativas que garantizan que el bebé crecerá de forma saludable, así que cada una que haga, lo que le parezca, y dicho esto, a lo que venía a contar.

Si bien, no hay dos partos iguales, tampoco dos lactancias, al menos en mi caso.

Con ambos tuve una subida de leche espectacular, mastitis, y dolor, mucho dolor, además de grietas y heridas en los pezones y aureolas, que no hubo Purelan, que las evitara, y con los dos se me cayeron los lagrimones y tuve que morderme el labio, mientras succionaban, y las heridas permanecían.

No fue fácil, requiere paciencia, aguante y sacrificio, pero si se superan esa semana más o menos del terror, luego todo mejora, desaparece el sufrimiento, las molestias, y el momento de alimentar a tu pequeño deja de ser una tortura. He de decir, que con cucharita, las grietas fueron menores, aunque por ello, no menos dolorosas.
Tenedor se enganchó perfectamente, y hacía sus tomas relajado, tranquilo, pausado, era un gusto observar como comía, hasta quedarse dormido , entonces soltaba el pezón, y con una carita de satisfacción plena, se dormía en mis brazos, y me encantaba mirarlo, quedarme así durante un buen rato, los dos, solos…

Lo peor, que no supe controlar mi producción de leche, así que, o tenía a Tenedor o al saca leches, y un congelador lleno de bolsitas de tan preciado líquido.

Cucharita, también se ha enganchado perfectamente, pero a diferencia de su hermano, comía llorando, histérica, pataleando, arañando y pellizcando mi pecho, nunca pausada, sino a trompicones, gimiendo, ansiosa…
Mi pediatra me decía, que sería porque era nerviosa, otro médico al comentarle, que la pequeña no se relajaba al comer me dijo: “los bebés comen para alimentarse, no para relajarse”.

Y lo peor, es que si hubiera sido primeriza, puede que me hubiera conformado con esa explicaciones, pero yo sabía que algo no iba bien.

Finalmente cuando Cucharita, empezó a no coger el peso óptimo, me hicieron caso, y como yo intuía, tenía reflujo.
Con la medicación ha mejorado mucho, ya no me araña, ni llora cual posesa, aunque tampoco, come relajada y en sus cuatro meses, NUNCA, se ha dormido al pecho de día, eso solo lo consigue en las tomas nocturnas.

Así que lactancia, no está siendo un momento íntimo y de conexión entre ambas, sino un modo de alimentación, que no parece disfrutar, y que seguiré manteniendo mientras pueda, porque creo que es beneficioso para ella.
En esta ocasión mi congelador está vacío, aprendí a domar mi pecho, no sin dificultad y dolor, porque no quería ser esclava del saca leche.

No sé si he hecho lo correcto, ahora me extraigo, para los momentos en que tengo que darle cereales, para ver si mejora del reflujo, pero carezco de reservas, y confieso que por momentos me he sentido egoísta.
Y aunque las tomas no sean ese momento mágico que se presupone, gozo con ella, en otros muchos, cuando jugamos, cuando me regala una sonrisa, que no tiene igual, y cuando se queda dormida en mi pecho, y yo embobada mirándola, y no quiero soltarla por nada.

Así que, no siempre la lactancia es lo que se espera, ni es oro todo lo que reluce,.
Señoras, señores, disfrutemos de nuestros retoños, que crecen rápido, muy rápido, cada cual a su manera, y con respeto, que aquí lo que cuenta no es el ego personal de los progenitores, sino la felicidad de los pequeños.

Con los dos en casa….

Si algo estoy aprendiendo, desde que llegó cucharita a nuestras vidas, es que no puedo con todo, y que al menos por el momento,  es difícil llevar el mismo ritmo, que cuando solo estaba Tenedor.

Qué el tiempo es relativo, y que no pasa nada, si se lavan los platos unas horas más tarde, se barre a horas insospechadas, se plancha en algún momento indefinido, se quita el polvo, ¿se quita el polvo?, se ponen lavadoras al libre albedrio, y se duerme…se duerme cuando te dejan…

Que es una etapa en la que debo ser más flexible conmigo misma, que no debo exigirme tanto, y que es mejor, respirar hondo, relajarme e ir haciendo lo que pueda, y sobre todo, disfrutar de la muñeca, mientras la escasa baja por maternidad, me lo permita.

Y sé, que tengo abandonado el blog a su suerte, y que comento poco, leo menos, y eso me molesta, pero, también sé, que será temporal, y volveré al redil.

Que si ser madre, se antojaba complicado, serlo por segunda vez, sube el nivel de dificultad del juego, y que hay que pasar muchas pantallas para superar obstáculos, conseguir mejorar tus capacidades y salir victoriosa de los retos.

Y que cuando todo parece en contra, y ambos lloran a la vez, cuando uno duerme y el otro se despierta, cuando das la toma y el otro patalea para que juegues con él, o simplemente patalea porque sí, cuando una mano sujeta la bebé y la otra acaricia al mayor para que se duerma, cuando tienes que salir de casa, y justo mancha el pañal y el mayor tiene que hacer caca, cuando los dos te necesitan al mismo tiempo, y no sabes dónde acudir primero, cuando todo parece imposible de resolver, solo te queda, parar, confiar en que es posible, y reponer fuerzas con un abrazo y un te quiero de Tenedor, y con la tierna sonrisa que cucharita me regala.

Porque cuando el cansancio me posee, cuando las ojeras se convierten en una parte más de mi rostro, cuando ya no sé si voy o vengo…ellos son mi brújula, mi antídoto para el agotamiento, mis vitaminas para seguir…

Y es cierto que la maternidad, a veces, tiene esas cosas extrañas, y nuestros hijos son al mismo tiempo la enfermedad y la medicina, los que nos llevan hasta la extenuación, y los que nos dan la fuerza necesaria para seguir, los que agotan nuestra paciencia, los que nos llevan hasta el límite, y a la vez, nos proporcionan una felicidad indescriptible, nos hacen querer ser mejor personas y no nos dejan rendirnos…

Así que, si sobrevivo a la adaptación, volveré a estar presente en todas mis facetas, como madre, mujer y persona, a partes iguales, porque eso, es lo que somos…

 

My world is pink

Estos cuatro últimos años, mi mundo se ha vestido de muchos colores, verde, azul, amarillo, naranja, marrón, , rojo (el favorito de Tenedor), pero me faltaba uno, que ahora gracias a la llegada de Cucharita a nuestras vidas, ha cobrado protagonismo: ¡el rosa!.
Nos hemos empapado de rosa, rosa alegre, rosa vida, rosa divertido, rosa fresco, rosa femenino, rosa vida, rosa dulce, rosa atrevido, rosa , rosa y más rosa.
Por eso, este ha sido el color, que he seleccionado para mi Bugaboo, un rosa con el que pasear con cucharita, por ciudad, monte, playa, sin que nada se nos resista…
Como de pequeña me encantaba jugar con los playmobils, he elegido que ellos me acompañen en mi moodboard, y entre todos, las he escogido a ellas, la de los cuentos de hadas, las que te hacen soñar con un final feliz, con historias mágicas, las que mantienen con vida la niña que llevo dentro, de hecho sigo coleccionándolas como podéis apreciar.

playmobil
Acompañado de unos dulces, mi otra perdición, y la suavidad de un peluche, porque para que tu mundo sea rosa, se necesita: amor, dulzura, imaginación, cuidar los pequeños detalles, disfrutar de los momentos que te regala la vida,  pintar de color los días que se presentan oscuros, no rendirse y creer que mañana puede ser mejor.

Aquí os dejo mi moodboard cargado de intenciones, magia y con ganas de que ese Bugaboo rosa, nos acompañe a cucharita y a mí en las aventuras que nos quedan por vivir:
#quieroserembajador #atodocolor

Posted in Compras, Divagaciones, Recuerdos and tagged , , , , , , ,

¿ Parto o posparto?

¿Parto o pos parto?, a simple vista la elección parece obvia, pero cuidado con precipitaros a responder,  embarazadas del mundo, porque puede,  que no sea tan fácil como parece.

Es cierto que a todas nos preocupa el momento del parto, tenemos miedo de no reconocer las contracciones, de la epidural, de la episiotomía, del dolor, el edema,  de que algo pueda salir mal…y poco nos preocupa lo que pasa después de.

Y sí, las contracciones se reconocen,

y sí, duelen mucho,

y sí, el momento de la epidural es delicado y tenso,

y sí, que te pongan la vía molesta un montón,

y sí, el edema es desagradable,

y sí, mientras dilatas respiras hondo y estrujas la mano de tu pareja para que sea más llevadero

y sí, los cuatro empujones hasta que sale tu bebé, parece un mundo

y sí, es posible que te toque episiotomía, que en ese instante ni notas

y si al  final todo sale como esperas, tu pequeño acaba encima de ti…

Y sí, está agotada, con un aspecto poco favorecedor, pero feliz y satisfecha de haber traído al mundo un ser tan maravilloso y complejo.

Y sí, pueden molestarte los entuertos,sobre todo en un segundo embarazo, no gustarte la comida del hospital,  asustarte no saber cómo tratar a tu bebé, cansada de poner buen cara a las visitas, pero es posible,  que la estancia en el hospital, sean las mejores 48 horas que tengas durante algunas semanas.

Porque llega el momento de volver a casa, nadie te hace la comida, ni te limpia la habitación , ni te estira la cama, nadie que cuide de tu otro hijo, que solo quiere estar contigo, después de sufrir  tu ausencia…

La subida de la leche, llega sin avisar, en mi caso se me puso el pecho como dos pelotas de fútbol, duras como piedras, y no había consuelo, ni saca leches, ni bebé que pudiera con ello. En esta ocasión,  intento controlar mi producción, con masajes y no con saca leches, la vez anteror fue un despropósito, y estuve esclava del aparato durante meses…demasiada cantidad…

Y puede que los puntos se te caigan, o como en mi caso,  que se te enquisten en la piel, produciendo un dolor insoportable,  que no me permitía estar de pie, ni sentada, ni tumbada ni caminar ni nada, puntos que me sacó la matrona de urgencia, sin anestesia , mientras yo lloraba y gritaba más que en el parto…

Días,  de aguantar estoicamente, mientras tu retoño mamá, el dolor de tu pecho herido, que no hay suficiente Purelan que lo haga llevadero.

Así que es posible,  que pases por todo esto, sin apenas dormir, con el  único consuelo de abrazar  a tu recién nacido, y pensar que todo esto merece la pena…

Y si además,  tienes la mala suerte de que tu pequeña se  ponga malita con apenas diecinueve días, y la ingresen en el hospital y te pases diez  días encerrada entre cuatro paredes, deseando que mejore, y pode volver a la añorada rutina, si te ocurre todo esto, puede,  que decidas que el parto, no es tan malo….

Ánimo embarazas, que aunque duro, se puede…yo me quedo con el parto, y  después de dos experiencias me planto, no tengo cuerpo, ni capacidad física ni mental para volver a pasar por todo esto, aunque  no cambio a mis pequeños por nada del mundo.

Y agradezco la suerte, de haber tenido al padre , a mi lado, atendiéndome, y cuidándome con mimo y paciencia, porque sin su ayuda, hubiera sido imposible, y desde aquí,  reivindico que los 13 días de baja de paternidad son del todo insuficientes.

Y gracias a todas,  las que me habéis apoyado y visitado durante la estancia de cucharita en el hospital, gracias,  porque vuestras palabras,  nos han hecho compañía,  en esas largas e interminables horas de espera e incertidumbre.

Post Navigation

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 987 seguidores